Con Pacman, un animal de la radio

Conocimos a Pacmam  el pasado octubre, cuando creó su canal en iVoox donde alojar los extractos de audio sobre los que versa su blog Radiochips, y en seguida nos dimos cuenta que estábamos frente a “un animal de la radio“.

En esta breve entrevista os podréis acercar a su persona y propuesta, y lo cierto es que nos ha gustado tanto, que le hemos invitado a que periódicamente se pase por este blog para dejarnos algunas “patatas o chips” sobre este mundo tan apasionante como es el de la RADIO, para lo que le abriremos una sección nueva. Confiamos que os resulte de tanto interés como a nosotros, y os invitamos encarecidamente a que le leáis en su blog, que no os dejará indiferente.

1. – ¿Quién es Pacman?

Pacman viene de mi nombre, Francisco (Paco), y de que tengo la misma edad que el comecocos… así que el sobrenombre con el cual firmar estaba cantado. De profesión investigador (químico) y frustrado como periodista, porque no se podía cursar la carrera en Zaragoza, de donde soy. No tiene mucho que ver la radio con la química, pero quizá ahí esta lo bonito.

2.- ¿desde cuándo y por qué esa pasión por la Radio?

De pequeño no sólo no oía la radio sino que la odiaba. Teniendo tele ¿para qué la radio? No podía entender que en casa nadie pudiera escuchar un trasto tan arcaico. Una noche, con 14 años, no podía dormir, hacía calor y me eché en la cama de mis padres. ¡Qué aburrimiento! Lo único que tenía a mano era el radiodespertador de mi padre y lo encendí… “Si amanece, nos vamos”. Y aquello fue un “no puedo creer que esté haciendo esto”. Cuando, por curiosidad, volviendo del colegio, me pregunté “¿y por la tarde qué echarán? ¿Será igual de interesante?” apareció “La Ventana” de Sardá. Y entonces ya no sólo no soportaba la radio sino que me quedé enganchado para siempre. Nunca, desde entonces, he sido capaz de estudiar, estar frente al ordenador o ducharme sin la radio. Terminé teniendo una fonoteca de radio que va ganando interés con los años.

Ver televisión es un acto sobre todo social. Oír la radio es un acto normalmente íntimo. Y descubrir que dos personas escuchan el mismo programa de radio produce una conexión íntima que es difícil de explicar. Lo de la magia de la radio debe ser cierto… Además, desde muy pronto tuve conciencia de que todo pasa por la radio antes que por cualquier otro medio.

3.- Evolución y objetivo de tu blog del Radiochip

Objetivos, dos: uno, el poder hablar de radio, que en internet hay pocas noticias y cero opinión. Tenía ganas de hablar sobre radio. El segundo, el dar a conocer historias de la radio y sus programas, intentar que la gente se interese por la radio a través de curiosidades y anécdotas. Cuanta más audiencia tengan los buenos programas, más vivo estará el panorama de la radio en España.

El blog poco ha evolucionado: en resumen es un audio ilustrado de una explicación del por qué, o un por qué acompañado de un audio ilustrativo. Pensé en “un audio por semana” pero la verdad es que nunca imaginé que podría dejar uno por día, y que la actualidad -y la historia- de la radio sería tan rica como para que fuera casi diario. De momento nada ha cambiado, ya veremos si evoluciona.

Radiochips quería significar “patatas fritas de radio”, un audio, algo, que empiezas a escuchar, y como las Pringles, que cuando hicieras pop, ya no hubiera stop. Comer patatas fritas todos los días es algo que al menos a mí no me cansa.

4.- ¿cuál ha sido el radiochip de más éxito o seguido por tu audiencia?

Los cinco radiochips más escuchados, de momento han sido el de “Tejero y el 23-F” (Gomaespuma imaginando la conversación que tuvo Tejero con su mujer antes de ir al Congreso), la “historia de una gamba” (de Tip, creo que su historia en la radio más famosa), uno de los diálogos “chungos” que ha tenido Julia Otero con Arcadi Espada en su programa (tensión total en la radio, aunque más tenso e interesante fue el episodio con Alsina en su tiempo), y dos de las intervenciones de un hombre que se decía llamar “Dionisio” y que intervino en “El Larguero” como un oyente que tenía un hijo que quería ser como Fernando Alonso y que gracias a un comentario en el blog se pudo saber que todo era un personaje creado por un hombre de Zufre (en Huelva) y que había tomado el pelo a De la Morena varios días en antena.

Sin embargo, las entradas concretas más leídas en el blog difieren más de lo que yo pensaba con lo escuchado: la gente, por este orden, se ha interesado más en Sonia Lus y su presencia en el “Morning 80” de M80 radio, en la entrada sobre si Abellán abandonaba la COPE (en el momento exacto cuando anunció en antena su intención de irse fue el momento en el que más gente a la vez se conectó al blog), el episodio de “Dionisio” y De la Morena en El Larguero -su penúltima intervención-, por el pograma “En la Luna” de M80 Radio (espacio nocturno que se emitió a mediados de los 90), y sobre el qué pasaba con las emisoras de Zeta y Rock & Gol.

Pero lo más comentado con diferencia ha sido la polémica sobre el libro contra Íker Jiménez que se publicó en noviembre de 2009.

5.- ¿y del que te sientas “más orgulloso”, o te haya llegado más a nivel personal?

A mí sobre todo me ha hecho ilusión el poder encontrar el momento exacto en el que curiosamente, en 1997, “La Rosa de los Vientos” hizo una “alerta OVNI” y que conectaba con distintos puntos de España. En un mismo minuto se puede escuchar a Juan Antonio Cebrián (el creador de La Rosa de los Vientos), Íker Jiménez (como colaborador en Onda Cero) y a Pablo Motos (cuando aún estaba en la radio local de Valencia). Quién iba a decir que estas tres voces casi a la vez, años después, serían algunos de los personajes más importantes en la radio española.

También me hizo mucha ilusión el que el propio Roberto Sánchez me “regalara” el programa entero del Si Amanece, Nos Vamos de 1995 en el que hicieron una especie de “Guerra de los Mundos”, el recuperar la última entrevista de Federico J. Losantos a Gallardón (y que fue el principio de un pique que ha llenado horas y horas de radio), o el radiochip de La Ventana de Sardá en Zaragoza con el Padre Apeles, que para mí ha sido uno de los momentos de radio más divertidos.

6.- ¿Una recomendación de ese programa o sección de radio escondida, pero que crees merece mucho más?

Actualmente recomiendo que rebusquen por ahí las píldoras de “Polvo Eres” de Nieves Concostrina en Radio 5, los programas de madrugada “SER Historia” de Nacho Ares y “Partiendo de Cero” de Paco de León; las mezclas musicales del “Vavá” de Radio 3, los reportajes de Severino Donate en los programas de la SER, y cualquiera de las secciones de uno de los más grandes de la radio de todos los tiempos, Juan Carlos Ortega.

Del pasado me gustaría recuperar los monólogos diarios de Pablo Motos y toda la “Hora Temolina” de Julia Otero, “La Gramola” de M80 radio, las entrevistas de Sardá (y el señor Casamajor), “El Cine de Lo Que Yo Te Diga”, los discursitos nocturnos de Pumares, las historias de Gomaespuma, los diez primeros minutos de los Carruseles de Verano de Toni Garrido o el ¡Ya Te Digo! de Arús y Lesán.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *