Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies.

Más información Aceptar
x

Guerra y Religión

El audio empezará en pocos segundos...

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.

Publicado en el Podcast Podcast La única esperanza, en Fe, filosofía y espiritualidad
 51
 114
03/12/2010

Tenía que ser Jon Stewart, con la colaboración de Stephen Colbert, el que inyectara un poco de sentido común en el debate social, un activo bastante escaso e... n EEUU en estos momentos. Mientras los seguidores del Tea Party claman contra el inevitable descenso de su país hacia los abismos de todos los totalitarismos (sí, sí, de todos, y eso que aún falta Bin Laden en esta imagen), Stewart y Colbert han montado una especie de concentración festiva en Washington. Lo único malo que les puede pasar es que se tomen a sí mismos demasiado en serio.

La frase lo dice todo: "I Disagree With You, But I'm Pretty Sure You're Not Hitler". Fácil de entender por todos los que conocen la ley de Godwin.

Estos días hemos visto en Gran Bretaña apariciones constantes de esta norma. Desde la referencia ventajista que hizo Benedicto XVI al nazismo, calificado de "extremismo ateo", para relacionarlo con los ateos actuales, hasta las imputaciones de nazi al Papa, directas o indirectas, hechas en la manifestación de Londres de ayer.

Es otra discusión en la que el sentido común brilla por su ausencia.

Ya sabemos lo hábil que es la Iglesia a la hora de manipular la historia. Lo hace hasta con las personas a las que beatifica, no lo va a hacer con personas o movimientos alejados de su ideario.

Aún presume de que la Iglesia católica, o el cristianismo, están en el origen de las libertades habituales en Occidente: la libertad de expresión, la tolerancia, el Estado de derecho... Hagamos un esfuerzo y no nos remontemos a la Edad Media o pongamos ejemplos como la Inquisición (ah, qué tentación). No sería muy práctico. A fin de cuentas, en esas épocas no había muchos defensores de las libertades, al menos tal y como las conocemos ahora.

No hay que sumergirse en las catacumbas de la historia para recordar que la Iglesia no recibió al liberalismo precisamente con los brazos abiertos. Me refiero al siglo XIX. En 1884, el sacerdote Felix Sardà publicó en España un libro de gran éxito llamado 'El liberalismo es pecado'. Cuando un religioso publicó otra obra para refutar su mensaje, la disputa llegó a Roma, donde no hubo ninguna duda sobre cuál era el libro al que había que apoyar. Sardà fue elogiado y su rival, aleccionado para que no siguiera por esa línea. El libro coincidía perfectamente con los escritos de los dos Papas anteriores y con las ideas de León XIII.

Siempre habrá gente que diga que el liberalismo del XIX era como el comunismo del siglo XX. Los rojos cambian de ropaje en cada época.

El Papa podría haber dicho que el gran objetivo del nazismo era erradicar a los judíos. Eso habría sido un gran error. Pío XII no es precisamente el prelado favorito de los judíos. Era mejor apuntar a los ateos para que los británicos, de los que se dice que viven en la sociedad menos religiosa de Europa, empiecen a verlos de otra manera.

También podríamos considerar que la Iglesia no fue tan, digamos, contundente con los fascismos surgidos en países católicos, pero eso no tendría que ver con la ley de Godwin. Pero conviene recordar que la Iglesia estaba en esos sitios del lado de los enemigos del liberalismo, que tiene que ver más con la democracia actual que todas las encíclicas de los papas.

Luego está esa obsesión por relacionar al Papa con el nazismo. Sobre ese tema, no me voy a extender (lo veía venir, dirán algunos), porque ya lo hice tres días después de que Benedicto XVI fuera elegido y no me parece que haya ocurrido nada desde entonces que me obligue a cambiar de opinión.
Rating: 3.62

Anónimo

david like

27/03/2014 a las 13:04

Majoes Las religiones más violentas han sido el judaísmo, el islamismo y sobre todo el cristianismo romano; en las Santas Cruzadas asesinaron a 250 millones de seres humanos, en la Santa inquisición fueron miles y en la colonización Católica de Latino América asesinaron entre 70 y 100 millones de aborígenes, el Santo Papa declaró que los indígenas eran carentes de espíritu para que pudieran asesinarlos sin temor .Saludos Majoes WWWmajoes.com El mundo de las religiones y las religiones del mundo

09/11/2013 a las 22:56

Ver todos los comentarios (51)

Más audios del Podcast Podcast La única esperanza
Suscribirse al Podcast

Ver todos los audios de Podcast La única esperanza

Más audios relacionados de
Fe, filosofía y espiritualidad

Ver todos los audios de Fe, filosofía y espiritualidad
Subido por Mark & Karla Kleimtht

 Seguir
Este audio le gusta a: 114 usuarios
x

Escucha este audio desde tu Smartphone