Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies.

Más información Aceptar
x

La nueva ola de la música electrónica del Líbano

El audio empezará en pocos segundos...

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.

Publicado en el Podcast Musical Sur , en Músicas del mundo y otras
03/02/2011


En la costa oriental del mar Mediterráneo, se alza este pequeño país, conocido como el país de los cedros, poseedor de una de las mas antiguas, rica... s y fascinantes historias de la humanidad, con un mensaje de cultura milenaria que, compartida con sus vecinos, constituye la cuna de la civilización universal. Desde los albores de la historia, cuando el Líbano era conocido como Fenicia, siempre ostentó una gran riqueza cultural. Ubicado en el punto de encuentro de tres viejos continentes, jugó en forma permanente el papel de centro de intercambio de cultura entre Oriente y Occidente. Debido a esa base, y a pesar de la violencia de su historia reciente, hay en su música una evolución que se pone de manifiesto en los intérpretes que hoy vamos a compartir.
Libano, una de las primeras cunas de la civilización con sus florecientes ciudades comerciales semíticas como Byblos, Beirut, Sidón, y Tiro, una zona que los antiguos griegos bautizaron como Fenicia hace más de 2.000 años. Como ejemplos de su antigua cultura, en Byblos, se encuentra el alfabeto más viejo conocido con 24 letras. Y en Caná de Galilea, una pequeña ciudad del Sur del Líbano, a pocos km. de la ciudad de Sidon es donde según la cristiandad, Jesucristo hizo su primer milagro, el de convertir el agua en vino. Por fin, en Beirut es donde se creó la primera escuela de Derecho en el mundo. La República Libanesa se estira a lo largo de 250 km sobre la costa mediterránea de Oriente. Tiene solamente 50 km de ancho, por lo que es un país pequeñísimo, con un total de 10.452 km2. Su capital, Beirut, conserva hasta el momento su papel como el gran centro cultural con mayor impacto en la región del Medio Oriente. En sus 8 universidades se ha graduado un gran número de líderes y políticos de la región. Sus periódicos y publicaciones son leídos por millares a través del Oriente Medio. Además, es un centro comercial, banquero y financiero de toda la región, con alrededor de 85 bancos libaneses y extranjeros, y un sinnúmero de compañías de importación y exportación, operaciónes de arbitraje y de comercio triangular. Y como centro cultural, obviamente, muchos de los músicos árabes de fama mundial son de origen libanés, entre ellos podemos nombrar a la inmortal Fairuz, a Sabah, Wadi Es-Safi y Tonny Hanna, entre tantos otros. Todos ellos realizaron presentaciones y giras en alrededor del mundo, especialmente en Francia, país muy ligado artística y culturalmente al Líbano. Y una característica importante que demuestra el apego de los libaneses a sus costumbres y tradiciones, es el hecho de que constantemente surjan jóvenes cultores de la música típica árabe. Pero, la música libanesa no es sólo las melodías árabes tradicionales, con ritmos al son de las palmas y letras repetitivas de la música popular oriental y occidental, porque también esta naciendo un ritmo electrónico de sonidos de danza generados por computadora. Y esto no sería así, si no fuese por una escena alternativa, pequeña pero significativa desde el punto de vista artístico, que ha estado sacudiendo los oídos de los habitantes de Beirut desde hace 10 años, y explorando nuevos sonidos y técnicas, en un esfuerzo para crear lo que podría definirse como “auténtica” música electrónica de identidad libanesa, separada de la occidental. La banda “Munma” de Jawad Nawfal, con la producción artística de su hermano Ziad Nawfal, a la que le dedicamos la primer parte del programa, es un grupo electrónico que explora las armonías y ritmos orientales. Los Nawfal introducen en su música ritmos turcos clásicos, los que recalibran y modifican, y su música electrónica se caracteriza también por las atmósferas inquietantes, series de chasquidos y ruidos deformados, y una selección casual de programas de radio y de discursos políticos. "Sabíamos que la presencia de discursos políticos en nuestros álbumes podría haber originado un conflicto con la Seguridad Nacional”, destacó Ziad Nawfal. Él afirma que pudieron evitar ser señalados políticamente (y por lo tanto, censurados) mezclando esos discursos, despojándolos de su sentido original, y haciéndolos estrictamente musicales. "Somos conscientes de que el estilo de Munma no es accesible a un público muy amplio. Nuestra música está dedicada a un pequeño grupo de “iniciados electrónicos”, prosiguió Nawfal. "Para nosotros, el factor más importante es seguir explorando los mundos de posibilidades de una nueva música electrónica de Medio Oriente”. Munma publicó tres discos, conocidos como “la trilogía del destino”: el último es "Unholy Republic" (República malvada) (2008). Antes habían sido "Black Tuesday" (Martes negro) (2007) y el primero "34 days" (que fue realizado durante la guerra de Israel contra el Líbano en 2006, que duró ese tiempo, 34 días, con miles de víctimas e inmensos daños). El ejemplo más notable de esta nueva ola, es el grupo que estamos escuchando en el comienzo de esta segunda parte, Soapkills, ya desaparecido, que se agrupó alrededor de la cantante Yasmine Hamdan y el compositor y DJ, Zeid Hamdan, en 1998. Nacidos en Beirut en la década del 70, ambos músicos pasaron varios años en el exilio, una experiencia que profundizó tanto su conocimiento de la música occidental como su visión única de Beirut. "Nuestro nombre irónico, 'Soapkills,'" escribe Yasmine en su página de Myspace, "alude a una sociedad libanesa que puede ser criticada como llamativa y sofisticada por fuera pero podrida por dentro”. Si bien ambos crecieron con la influencia de distintas formas y actitudes musicales – que van de Chet Baker a Massive Attack – siguieron recibiendo una fuerte inspiración del repertorio árabe clásico de cantantes tales como Umm Kalthoum, Asmahan y Abdel Wahab. Desde su separación, Soapkills se ha convertido en fuente de inspiración para una nueva ola de música de fusión electro-oriental en Medio Oriente. El grupo Y.A.S. es otro de los proyectos electro internacionales que pone al idioma árabe en el centro de la cultura pop. YAS está integrado por Mirwais Ahmadzai y Yasmine Hamdan. El líder del proyecto es Mirwais, que ha sido clasificado entre los cinco mayores productores contemporáneos por la revista Esquire. La otra mitad de YAS es Yasmine Hamdan. Nacida en Beirut, fue creciendo entre el Líbano, Grecia y los países del Golfo. Criada en varios estados de ánimos musicales, inspirada por artistas como Chet Baker, Janis Joplin o Nina Simone y fascinada por el viejo repertorio tradicional árabe, conformó la banda Soapkills, en la que interpretó canciones en una música trip hop minimalista. Mirwais y Yasmine se reunieron en París, donde ella vive actualmente. Su colaboración comenzó cuando Mirwais escuchó a algunos de los temas de Yasmine y se inspiró para ofrecerle formar YAS. Además de cantar en árabe con acento libanés, egipcio o de Kuwait, Yasmine compone y escribe sus propias letras.
Comentarios basados en un artículo de Yossi Schwartz, desde Haifa, en agosto de 2006 publicado en lafogata.org, y notas del sitio de la embajada libanesa en la Argentina.
Es una realización de Jorge Laraia.

Anónimo

Más audios relacionados de
Músicas del mundo y otras

Ver todos los audios de Músicas del mundo y otras
Subido por iaenus

 Seguir
Este audio le gusta a: 0 usuarios
(Aún no hay usuarios a los que les guste este audio)
x

Escucha este audio desde tu Smartphone