🎧 Segunda hora. EL SUICIDIO. Frikilosofía

🎧 Segunda hora. EL SUICIDIO. Frikilosofía

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de 🎧 Segunda hora. EL SUICIDIO. Frikilosofía

depresión muerte suicidio positividad reaccion positiva

Comentarios

Imágen de usuario
Jose Maria Aires Moya

El derecho a no existir más: el comienzo de un nuevo movimiento de derechos civiles" Declaración de objetivos: Somos un grupo mundial de derechos humanos dedicado a luchar por el derecho a no existir más (derecho a morir) para aquellos que encuentran la vida indeseable. Nos oponemos a la discriminación, por lo tanto, creemos que este derecho debe ser universal para todos, no circunstancial para algunos. Esto incluye a las personas que sufren mental, física o psicológicamente; tienen un a enfermedad terminal; o asumen la posición de que la vida es intrínsecamente negativa y preferirían la eutanasia al riesgo de sufrir daños catastróficos en el futuro. Nuestros principales objetivos incluyen: - Difundir la conciencia sobre este tema a través de la comunicación y la educación. - Normalizar la conversación a escala global sin miedo a repercusiones. - Exponer las falacias lógicas de quienes se oponen al Derecho a No Existir. - Llegar a organizaciones que probablemente apoyarán nuestra causa. - Fomentar una mayor liberalización de las leyes vigentes sobre el derecho a morir. - Crear iniciativas legislativas racionales para una legalización completa, teniendo en cuenta las salvaguardias. - Apoyar el derecho a no existir más, como un derecho constitucional para todas las naciones, y hacer que sea añadido a la Declaración Universal de Derechos Humanos. Si bien algunos de estos objetivos pueden parecer hoy demasiado ambiciosos, reconocemos que muchos de ellos no llegarán a buen término durante nuestra vida. Esta será una lucha multigeneracional. Descargo de responsabilidad: Nuestro movimiento no fomenta el suicidio y no proporciona métodos. Creemos este derecho debe ser ejercido por profesionales que estén dispuestos a administrar directamente medicamentos de eutanasia a sus pacientes. Además, nuestro movimiento no se opone a la búsqueda de terapia, medicación, hospicio o gestión del dolor como un medio para hacer frente a la existencia. Sin embargo, nos oponemos a la agenda autoritaria pro-vida a la que se adhieren nuestras comunidades médicas y psiquiátricas actuales. Alcance: Al discutir este tema, es vital que llevemos a la comunidad pro-aborto a la conversacion. No podemos permitirnos ignorar los paralelismos entre el aborto y los derechos a la eutanasia. Ambos son principios de “mi cuerpo, mi elección”. Favorecer a uno pero no al otro es hipócrita y lógicamente inconsistente. Por tanto, debemos ser aliados naturales. En lugares que todavía prohíben el aborto, quienes deseen interrumpir sus propios embarazos deben someterse a procedimientos peligrosos con la esperanza de tener éxito. Cada año, millones de mujeres mueren o sufren de complicaciones graves a nivel mundial como resultado. Estas víctimas no son "malvadas" o "locas", sino justificadamente desesperadas porque viven en un mundo que no respeta su derecho a la auto-determinación. Ese mismo sentido de desesperación justificable lo sienten aquellos que desean poner fin a su propia existencia - una vida que fue impuesta. Desafortunadamente, incluso los progresistas seculares, que afirman llevar la antorcha de las libertades civiles, rehúsan responder por estas personas a menos que estén cerca de la muerte.Esto es el equivalente a los conservadores religiosos que permiten el aborto solo en casos de violación, incesto, o para salvar la vida de la madre. ¿De quién es la vida de todos modos? Nuestra sociedad permite la procreación sin cuestionar ni examinar. Sin embargo, si alguien quiere morir es perseguido por sus deseos. Creemos que la procreación, en ausencia del derecho garantizado a dejar de existir es anti-ética. Como nadie eligió estar aquí, obligarle a quedarse es cruel e injustificable. Los daños de la prevención: A pesar del aumento en la conciencia del suicidio, los esfuerzos de prevención y los tratamientos psiquiátricos, la tasa de suicidios sigue aumentando. Sin la opción racional de la eutanasia, aquellos que quieran acabar con sus vidas no tienen más remedio que escapar en agonía, utilizando medios violentos. Además, aquellos que descubran sus cuerpos, y los trabajadores que deben limpiar el desastre, quedarán traumatizados. Incluso los llamados "métodos garantizados" no están a prueba de fallos. Demasiados han quedado vivos con cerebros dañados, rostros reventados y cuerpos destrozados. Todo porque la carga de ser consciente era demasiado para ellos. Incluso si estas víctimas suplicaran por la muerte después de un intento, nuestra sociedad todavía les negaría la salida decente que merecen. Si tuviéramos derecho a no existir más, sería mucho menos probable que ocurrieran tales tragedias. Incluso existe la posibilidad de que muchos rechacen o pospongan la eutanasia si se les ofrece. Para algunos, todos lo que necesitan es la comodidad y la sensación de control que proporciona saber que la opción está disponible. En conclusión… Nuestro movimiento trata sobre la compasión, la validación y el derecho a la autodeterminación. No hay argumentos filosóficos objetivos que apoyen la teoría de que la eutanasia está mal. Esto es evidente por el hecho de que los prevencionistas dependen en gran medida de trvialidades del tipo "se pondrá mejor" sin contexto ni pensamiento crítico. Creemos que respetar una vida es respetar los deseos de esa persona, incluso si es el deseo de morir. Los puntos de vista subjetivos de los demás sobre la vida no deberían negar los derechos de otras personas. Todo el mundo tiene sus límites y esos límites deben respetarse. Después de todo, una vida no puede salvarse, solo prolongarse hasta el inevitable final de la muerte. Ese hecho por sí solo debería hacer que cualquier individuo de mente racional al menos piense en apoyar esta causa. Gracias por leer esta carta. Esperamos escuchar cualquier comentario que puedan tener así como buscar ampliar la definición de derechos humanos."

Imágen de usuario

Más de Mente y psicología