La Base 4x141 | ¿Qué consecuencias tendrá la Muerte del Presidente Iraní Ebrahim Raisi?
  • 21/05/2024
  • 19480
  • 89
  • 24

La Base 4x141 | ¿Qué consecuencias tendrá la Muerte del Presidente Iraní Ebrahim Raisi?

Audio not available. Try it later.
  • Download
  • Share
  • Like
  • More
Preparing audio download

Preparing audio to download.

Sponsored listening. Audio will begin within seconds...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Try it for free

X

La Base 4x141 | ¿Qué consecuencias tendrá la Muerte del Presidente Iraní Ebrahim Raisi? description

la base


This audio is liked by: 89 users

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comments

Imágen de usuario
Anónimo

🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

Imágen de usuario
Anónimo

🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

Imágen de usuario
Anónimo

🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

Imágen de usuario
Anónimo

🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

Imágen de usuario
Anónimo

🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹 Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio. Esta decisión se anuncia sólo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y, por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que esta práctica no se ha respetado Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted. Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal –o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo, tanto monta monta tanto–, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura mediante una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria. También sabía que, conforme aumentara la frustración y la impotencia de esta coalición reaccionaria, el ritmo de la máquina del fango no iba a parar, sino a acelerarse. Ante esta certeza, me pregunté si merecía la pena o no continuar en el ejercicio de mis responsabilidades. Estos próximos días, usted será testigo de una cuidada coreografía diseñada por la coalición ultraderechista para intentar condicionar las elecciones y debilitar al Gobierno. Begoña y yo sabemos perfectamente por qué la atacan. Ninguno de los dos somos ingenuos. Lo hacen porque es mi pareja. Estos días leerá y escuchará usted mucho ruido y aún más furia en tabloides digitales nacidos para propagar bulos, en platós de tertulias televisivas y radiofónicas al servicio de amplificar esa desinformación, y en tribunas donde se rasgarán las vestiduras el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal. Todo, mentira. Un gran bulo. Uno más. En lo que respecta a mí, no le quepa duda de que no me quebrarán. 🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹

Imágen de usuario
Donpelayo Teide

El Begoño será juzgado por corrupción y tráfico de influencias Su marido el felón de un gobierno miserable y ilegitimo ha traicionado a los españoles. La cacatua y el chepas comunistas, se ríen de los impuesto que nis roban para dárselo a las bandas de ilegales que nos invaden y violan a nuestras mujeres, Nuestros agricultores abandonados en la miseria, pasando penalidades Nos quitan lis coches de gasoil y ellos en Falcón El domingo vota por echar a este Gobierno criminal terrorista ilegítimo Viva España  !!!! 🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸

Imágen de usuario
Anónimo

Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos.

Imágen de usuario
Anónimo

Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos. Esta “nueva extrema derecha” ha sostenido su discurso principalmente sobre tres ejes, el ultranacionalismo, el populismo y el autoritarismo. Todo ello, buscando crear una amplia base social nacida del descontento a través del miedo, la demagogia y la ambigüedad, sostenida por la mentira, y teniendo como único fin influir en el comportamiento individual y colectivo, ofreciendo soluciones simples a problemas complejos y señalando como únicos culpables de estos a colectivos minoritarios y vulnerables, mediante discursos apocalípticos.

Imágen de usuario
Anónimo

larga vida al ayatolá, viva el islam y la paz, Mahoma nos marca el camino

Imágen de usuario
Anónimo

sabéis lo que tienen los bulos fabricados por la máquina del fango ? Que se desmienten muy bien,cochinos fascistas. La Sala de lo Penal del Supremo, en un auto del que fue ponente Antonio del Moral y que también fue rubricado por el actual presidente de la Sala Segunda, Manuel Marchena, así como por Cándido Conde-Pumpido, Joaquín Jiménez y Alberto Jorge Barreiro, desestimó en 2014 una querella interpuesta por un militar contra el entonces ministro de Defensa con el PP, Pedro Morenés, quien había publicado una nota de prensa en la que revelaba datos personales del afectado para desacreditarle. El Supremo concluyó que los datos ya habían sido revelados por el denunciante, por lo que ningún secreto se desveló con la nota de prensa. Aquella resolución añadía que una nota de prensa que consignaba datos objetivos que ya circulaban por los medios de comunicación, “no comporta la violación de ningún deber de reserva”. El querellante, aseguraron los magistrados, ya había difundido los datos en los medios de comunicación, por lo que “ningún secreto se desvela” El auto del Supremo concluyó para desestimar la querella que “secreto de las actuaciones penales y libertad de información y derecho de la sociedad a estar informada son compatibles”.

Imágen de usuario