56. Cultivar en un huerto ¿lo recomiendo?
  • 13/06/2021
  • 2040
  • 11
  • 19

56. Cultivar en un huerto ¿lo recomiendo?

Audio not available. Try it later.
  • Download
  • Share
  • Like
  • More
Preparing audio download

Preparing audio to download.

Sponsored listening. Audio will begin within seconds...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Try it for free

X

56. Cultivar en un huerto ¿lo recomiendo? description

alimentación huerto ecología sostenibilidad cultivar


This audio is liked by: 11 users

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comments

Imágen de usuario
Alicia

Hola!! Gracias a mi trabajo en remoto, este año yo también he podido probar la experiencia de cultivar un huerto, que era algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer. Mi domicilio habitual está en una ciudad, pero esta primavera me surgió la oportunidad de venir al pueblo de mis padres, donde tienen una casa y también algunas parcelitas. Me vine porque aquí soy feliz y disfruto de la naturaleza, y un buen día, hazada en mano ayudando a mi padre en nuestro "huerto de los olivos" a cavarlos y quitar un poco las "malas" hierbas (a mí tampoco me parecen malas, pero lamentablemente juegan en negativo para los olivos) me dije, "ostras!! es el momento!". Por unos segundos varios miedos pasaron por mi mente: voy a tener que estar aquí 7 meses de seguido para atenderlo, no tengo ni idea de horticultura, cómo voy a regarlo... y alguno más. Pero mi ilusión por producir mis propias verduras pudo más, y en una tarde me cavé un trocito del huerto. Como decís, el mejor gimnasio!! En fin que no me enrollaré mucho; decir que me siento muy identificada con los comentarios de tu madre ya que yo también aprendía con los vecinos que llevan lustros con sus huertos (de esos de portada de revista jaja), me daban consejos y multitud de nuevas cosas para plantar (tuve que hacer dos ampliaciones jaja), que si toma unos tomates rosas, pera, toma un par de acelgas que me sobran... Voy con mis puntos a destacar: - Creo que he tenido muchísima suerte, todo lo que he plantado ha rendido de manera impresionante. He nadado en tomates y calabacines. No he tenido problemas de bichos; lo único los topos, que con sus túneles me movían los palos de las tomateras, y que (de momento) solo me han vaciado una cebolla. También he tenido hormigas, pero varios días después se movían de sitio y al final creo que no me han impactado negativamente nada. Y ahora al final de septiembre notaba que muchos calabacines se pudrían sin llegar a crecer. Leyendo en internet descubrí que se debe a la falta de polinización, y aprendí cómo solocionarlo manualmente. Un inciso relativo a este tema: esta experiencia me ha servido para entender por qué los insectos polinizadores son taaaan importantes, cuidemoslos! - Relajante es poco. Es meterte en el huerto y pasarse las horas sin darte cuenta. Relax total, disfrute al máximo rodeada de verde, canto de los pajaritos, movimiento sano, charlar con las vecinas de huerto... - El mejor gimnasio, parafraseando a tu madre. Y además de fuerza, que es el mejor y el que más falta hace en general en la sociedad porque siempre ha sido infravalorado - Verduras deliciosas, aunque algunas tomateras daban tomates sin sabor excesivo. Creo que esto se debe a que compré los bortes en el mercado municipal y probablemente venían de semillas modificadas. Esta es una de mis anotaciones para el próximo año, buscar producto sin modificar. Veremos si los bichos se portan tan bien como este año jaja - Carga de trabajo y tiempo menor a la esperada. En mi caso esperaba que el huerto me requiera mucho más tiempo de lo que lo ha hecho. En momentos puntuales de cavar, hacer los surcos, plantar y poner palos de tomateras ha sido más demandante. Después el riego casi diario era un poco pesadilla porque tenía que llevar el agua de casa en garrafas con una carretilla. Está solo a 125m de distancia, pero fue un dolor de muelas hasta que me preparé una manguera empalmada tres veces con la que regaba directamente. Ahí mi vida cambió!! Lo que sí destaco es la constancia; tienes que estar ahí casi a diario para regar, quitar hierbas, recolocar ramas de tomateras, aunque el total de tiempo (para mí) no ha sido mucho. Pero me he apañado muy bien con mis padres, y entre los 3 hemos asegurado que al menos uno estuviera cuando los demás hemos tenido que ausentarnos unos días, e incluso irnos fuera de vacaciones. Bueno pues me ha salido todo un podcast escrito!! Si quieres entrevistarme para contar la experiencia, estaré encantada jajaj

Imágen de usuario
wanxiwanxi

Como te han dicho en otros comentarios, te animo a informarte sobre la permacultura y otros sistemas de agricultura natural, puesto que facilitan y reducen el tiempo, el esfuerzo y el dinero que se dedica al huerto. Mi huerto concretamente está basado en el sistema "Parades en Crestall", y la diferencia con un huerto convencional es enorme.

Imágen de usuario
claudio Torres

Muy bueno👍🏻🙏🤗

Imágen de usuario
Hikaru Agata

Super especial este episodio Evangelion. Una pasada escuchar a tu madre, hice un pequeño huerto que no resultó pero lo volveré a intentar con más ganas gracias a escucharla

Imágen de usuario
monicafmz

hola Eva, yo tengo mi huerto urbano, en mi terraza. Aún así me requiere mucho tiempo y sólo tengo unas cuantas tomateras, algún pimiento, zanahorias pepinos, aromáticas, lechugas,... es pequeño pero es mi primer año y es verdad que me relaja mucho. Ahora que mis niños son más grandes, mis plantas son como mis bebés. Ya estoy preocupada de qué haré cuando me vaya de vacaciones. Es verdad que cuando ves que sale cualquier cosita te emocionas, no veas mis niños cuando vieron el primer tomate, el primer pimiento, como locos de la emoción. Necesitas paciencia, prueba y error, pero cuando te sale bien, que satisfacción! enhorabuena a tu mami por esa emoción y esa dedicación a ese huerto! Gracias por este episodio!

Imágen de usuario
Ernesto Rey Garcia

Hola Eva y saludos a tu madre. Todos los que tenemos huerta hemos comprendido este bello mensaje. Como te decían en el comentario anterior creo que trabajáis muchísimo y sin necesidad. Yo no labro la tierra ni quito hierbas, porque no hay malas hierbas, hay malos agricultores. Practico la Agricultura Natural y juego con las asociaciones beneficiosas entre plantas. Es mi única fuente de alimentos y medicinas, y los supermercados hace más de veinte años que no los piso. Tengo dos mil quinientos metros dedicados a mi alimentación además de vender los excedentes. El trabajo es mínimo y mi intervención en él es prácticamente de recolección, y aún así saco unos treinta mil euros anuales, lo que me permite vivir bien de él y ampliar el territorio de mi bosque. Me encantaría hablarte de mis técnicas porque de verdad que te vas a sentir mucho más conectada con la tierra.

Imágen de usuario
Jesvel

Hola Eva. Yo soy hijo y nieto de agricultores, de cuando vivían del campo y trabajaban de verdad de sol a sol hasta el punto de quedarse a dormir allí. Sí, es toda una experiencia y no te cuento descubrir cómo son los frutos que de verdad da la tierra. Ya sabes, tienes que dedicarte más al huerto 😅

Imágen de usuario
Gary Gari Muriel

Hola Evaa. ¡Qué episodio tan delicioso! Junto a tu mami logran mostrar la importancia de asumir esa dimensión grandiosa de la interacción con el territorio, mediada por el acto de sembrar. Pero destacando el placer de asumir el esfuerzo que implica esa ardua tarea, para transformar la relación utilitaria de la obtención de la cosecha, en un ámbito de conocimiento sensible enriquecido por el goce de asumir la siembra, el cultivo del huerto, como una vivevencia aesthésica (placentera, polisensorial y contemplativa) que trasciende el fin utilitario y se transforma en un devenir esencialmente espiritual de compenetración con la Madre Tierra. Hay una dimensión adicional que he experimentado en mi propio huerto (casero, desarrollado en el jardín del edificio) y es la vivencia de la Comunión con el territorio, que devuelve el cuidado que le profesamos, en un despliegue de frutos, aromas, sabores, colores y vivencias, que enriquecen la existencia. Por ello, conviene que protejamos esa relación mendiante acciones simbólicas y estéticas de agradecimiento al territorio. Con lo cual, el flujo interactivo con el territorio; y por extensión, con el planeta, se convierte en un encuentro permanente y mutuamente agradecido. Nuevamente Felicitaciones, por tan grato episodio.

Imágen de usuario
Anónimo

hola Eva escuchando el podcast del huerto, el huerto que planteas es muy sacrificado por usar las técnicas de cultivo estándars, por eso se convierte en algo tan sacrificado. te invito a que investigues sobre la permacultura y hagas un podcast. En permacultura todo es menos trabajoso. En internet tienes mucha info sobre permacultura. por cierto me encantan tus podcast un saludo

Imágen de usuario