Pandemia sistémica - Cartas de Navegación

Pandemia sistémica - Cartas de Navegación

Audio not available. Try it later.
  • Download
  • Share
  • Like
  • More
Preparing audio download

Preparing audio to download.

Sponsored listening. Audio will begin within seconds...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Try it for free

X

Pandemia sistémica - Cartas de Navegación description

pandemia libertad pasaporte COVID


This audio is liked by: 24 users

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comments

Imágen de usuario
jorge sempere

lo de mofarse de zapata, referenciandose en una peli a buen seguro yanki, es de un esperpento tal, que cualquiera diria que a dia de hoy el zapatismo no es uno de los pocos movimientos populares que dstan confrontando el relato capitalista fosilista y burgues fascista que predomina en nuestras sociedades reducidas a la mas minima expresion, critica, sensata. es una cooptacion de relatos en toda regla, somos muy revolucionarios pero nos reimos de los "verdaderamente" revolucionarios... en fin, se os ve el plumero y solo os salva el bueno de jordi llanos

Imágen de usuario
jorge sempere

la primera intercencion de daniel, con sus causalidades inesperadas, como sino supieran desde hace decadas del calentamiento, la perdida de biodiversidad, suelos fertiles, deforestación, incluso los filantropos adalides de la cooptacion de relatos, como el experto bill gates, que se forra con un libro de mierda sobre calentamiento, mientras acelera con el dispendio energetico, la destrucción de ecosistemas y suelos con su fomento de la agricultura de precision... eso y lo de tomar medidas prevebtivas frente a la naturaleza, pues eso, urbanitas alienados de la naturaleza hablandonos de ella, a eso hemos llegado

Imágen de usuario
Salvador Ortega Fernandez

Pasaporte COVID ya

Imágen de usuario
Esther Trasorras

Tiene narices que os pongáis a revisar la Edad Media y sin embargo no tengáis la honestidad de hablar sobre el fraude que está siendo la gestión de la pandemia y denunciar el recorte de liberdades y la deriva autoritaria, justificandola en que "nos cogió por sorpresa" y sin preparar etc. Eso sí, seguís insultando a todos los críticos llamándolos negacionistas y negandoles vosotros mismos. Fraude.

Imágen de usuario
Isabel García Benito

Muy buen programa. Gracias.

Imágen de usuario
Malvicio

Gran programa... Y los comentarios me han gustado mucho... Normalmente os escucho nada más salir y me los pierdo.

Imágen de usuario
sanioso

Gracias por el programa. Sólo una puntualización a Jordi, yo me miraría el dato sobre la biomasa de los humanos (96%)

Imágen de usuario
Hermes

Estáis hablando de negacionismo como si fuera un movimiento homogéneo y no lo es. Por otro lado también estás confundido críticos con negacionistas.

Imágen de usuario
jtorregl

Podéis poner el título del libro del que habláis en el minuto 59? es difícil pillar tanto el autor como el título

Imágen de usuario
Devenir

Sobre la conspiración…(disculpas por éste nuevo tocho pero me ha llevado un buen rato y no tengo ganas ya recortar ni darle mas vueltas. Puede que alguien lo lea así y lo encuentre interesante.) Y es que esto de la conspiración, aunque lo habéis explicado fenomenal, creo que merece una reflexión un poco mas pausada y que se puede decir algo más. Porque escucho y leo mucho por ahí.. y a mi parecer se están confundiendo las cosas. Creo que no se distingue bien entre Conspiración con mayúsculas y conspiraciones en general… La primera es esa Conspiración política que, como la religion y la ciencia, sueña con un control total, en la certeza de que todo está o puede estar sometido al control humano... Es esa gran teoría que dice se está estableciendo un Orden Mundial, totalmente planificado y todo ésto..Creer en esta forma de Conspiración, aunque parezca lo contrario por quienes lo denuncian, puede ser hasta reconfortante. La verdad de un mundo sin un motor más allá de sí mismo es más inquietante, es más aterrador, porque está más allá del Bien y del Mal y no tiene un sentido último, porque carece de timón y de control... Tras la caída de la visión teocéntrica del mundo, el sujeto se encuentra desamparado, desprovisto de verdades trascendentes universales. Y no hay ni Sentido ni Objetivo último. Eso se lo quedaron los Hegelianos... En éstos tiempos postmodernos, sin certezas últimas con la estocada que Kant le dió a la Razón, el ser humano sigue buscando en su foro interno la providencia divina. Seguimos hundidos en los monasterios medievales con toda su bruma de misterio y providencia... hete aquí que, si hay un demiurgo maligno conspirador, también podemos albergar la esperanza de un Dios bondadoso que remedie la situación… Y necesitamos certezas. Aunque sean certezas de parvulitos: "el hombre es hombre y la mujer, mujer"..., como "hechos biológicos inamovibles", algo incuestionable y universal a lo que agarrarse y desde donde podamos comenzar a organizarnos... Pero no, aunque estamos muy condicionados por todas esas fuerzas que nos dicen como debemos actuar, que debemos pensar, etc, no estamos determinados indefectiblemente. Y siempre hay una parte de la sociedad que tiene ésto claro, y que bulle, se agita, experimenta, empuja..., que quiere abrir vías, romper inercias, que más que hablar de libertad hablan de liberación... porque desde su misma naturaleza y fuero interno "sabe" que las cosas son como son pero que no hay ése fundamento último, para que sean siempre lo que son... Y gracias que están ahí. En éste sentido yo no me imagino nada más terrorífico que una sociedad sin negacionistas, sin critica… ¡ay si todo fuera un decir sí a toda carga como el camello que denunciaba Nietzsche! Sin duda hacen falta leones que dicen no, para tal vez poder rescatar algo de la inocencia y alegría posterior del niño que dice sí... Pero ese ajetreo continuo en realidad solo sirve para ocultar la inmovilidad de la fuerza mayoritaria en la que se encuentra la sociedad. En una inercia que nos arrastra casi sin remedio. Aquí Foucault tendría mucho que decir de la descentralización del Poder por todo el cuerpo social, que no es algo que se ejerce solamente desde el Estado o los capitalistas, sino desde todo el conjunto de la sociedad...Lo que mueve el mundo, la causa principal, es ya una fuerza sin sujeto, anónima, superior en poder a los mandarines de la política, a los estados y, por supuesto, al ardiente conjunto de deseos que destellan en la gente de a pie. Como tan bien habéis señalado, a lo que es localizable, a lo que tiene preciso rostro es fácil apuntar.., si todo se centrase en una horda de seres humanos con nombres y apellidos que nos arrebatan la libertad, la justicia y la alegría, por muy dilatada que se extendiese en las cúpulas y altares...no sería tan difícil, como es, la revolución. Pero es el miedo a un cambio Real, a desviar el rumbo inercial tan desastroso que llevamos, por miedo a perder lo poco o mucho que tenemos, lo que hace que el deseo transformador, tan necesario, no tenga lugar. La trasformación Real es muy temida. Siempre lo ha sido. El "terror a lo real" nos determina. Y preferimos pensar que no está en nuestra mano. Mucho mejor si Algo o Alguien dirige el asunto... Es nuestra verdadera enfermedad. La paradoja de anhelar transformar el mundo y de tener que simular hacerlo. Mientras nos devoramos a nosotros mismos en un ajetreo que no cambia nada. Estamos en una época muy chunga, tal vez el fin de una época, en un cambio sistémico que parece irremediable por las muchas amenazas en ciernes sobre nuestro modo de vida. Y ésto de la pandemia, y las que estén por llegar, se enmarca dentro. En éste sentido poco importa si el virus se debe al descalabro medioambiental, al industrial-alimenticio, etc, o, como bien habéis dicho, si fue un error de laboratorio, o incluso si fue intencionado con el fin de ganar pasta con ello como algunos así creen. Porque en todo caso, de uno u otro modo, todo forma parte de nuestra lógica existencial... Hay una inercia brutal en nuestra vida neoliberal tan arraigada que nos arrastra y que es extremadamente difícil de superar. Y con unas élites con un poder enorme que quieren que las cosas no se tuerzan dispuestas en mantener y alimentar la inercia como sea, a lo que sea, con tal de mantener su status. Fascismo creciente, repliegue identitario... Se sabe. Aquí se enmarca la conspiración con minúscula. Dispuestos a lo que sea, pero no con ése superpoder de planificación Total. Si esto fuera así no se mostrarían tan agresivos..., Y al contrario, hace que todo sea todavía más impredecible y amenazante. Si la depravación de la élite no tiene límites para intentar planificar los acontecimientos, lo que no pueden es dar un sentido, un camino predeterminado, totalmente racionalizado, al acontecer de las cosas y de los humanos. Ahí está la esperanza de un giro. Pero claro que lo intentan y lo van a seguir haciendo. Claro que hay conspiraciones, y con nombres y apellidos detrás. La idea de conspiración no tiene que estar relacionada con ese gigantesco plan ominoso de las élites contra toda la humanidad. Creo que estamos de acuerdo en que el Estado está maniatado por el poder económico. Al igual que la ciencia... y a eso es a lo que hay que temer. Los gobiernos siempre se encuentran en la disyuntiva de cómo hacer pasar sus políticas en pos del bien común sin alterar ni ofender lo más mínimo al sistema y los privilegios establecidos... difícil papeleta pero se las apañan bien jugando con la seudoalternancia y sobre todo con la democracia representativa (el otro día de debate en el congreso lo más interesante que pasó no se ha hablado nada, fue en la réplica a la diputada de bildu de Pedro Sánchez cuando le preguntó sobre la cumbre del clima, la COP26, el agotamiento de materias primas y el caos energético y cómo todo esto nos lleva al colapso como no hagamos algo rápidamente..., el presi entonces dejó más que clara su consideración del neoliberalismo como el único sistema posible, preguntando burlonamente ¿Y cuál es su alternativa? ¿el comunismo? Aunque admitió luego tácitamente que nos lleva a la autodestrucción…) Y creo que no se achacará de conspiranoico afirmar en este sentido que se está también reprimiendo-pervirtiendo la ciencia para obtener beneficios políticos y económicos... Con esos grandes lobbies detrás. No hay duda de que la ciencia es secuestrada por el poder económico, por el interés económico, muchas veces incluso contra la salud y la verdad. Y las vacunas también, desde luego. Pero todas estas cosas no es algo que no se sepa o no se denuncie. Podéis verlo aquí mismo, en la primera televisión pública del país: https://www.rtve.es/play/videos/la-noche-tematica/fabrica-ignorancia/6244238/ (Aunque no dicen nada que aquí no sepamos echarle un vistazo porque merece la pena tenerlo bien presente y ponen que lo quitarán pronto...) El mundo real rebosa de conspiraciones. Lo que ocurre es que no nos lo parece, porque estamos acostumbrados a ellas y, sobretodo, porque no nos afectan a nosotros directamente de forma trágica y generalizada. De momento... Esto del Covid es la mayor amenaza que nos ha tocado por aquí desde la guerra civil y la posguerra... Pero en nuestro mundo real se mata. Y se mata masivamente además. Y por parte de presuntas organizaciones y países democráticos... Por parte de ciertos sistemas económicos que sí, hunden a continentes enteros en la miseria. Se matan en nuestro mundo real a miles y miles de inocentes a base de bombas bajo falsas excusas de armas de destrucción masivas, por poner un ejemplo archiconocido. Lo que pasa es que las bombas por ahora no caen sobre nuestras cabezas... Es decir, en nuestro mundo real se mata. Y en socialdemocracias e instituciones "respetables"... Y se invaden países para robar sus recursos y... véase la NATO... Y ésto se hace también con "nuestro" consentimiento más o menos consciente, para alimentar nuestro modo de vida a costa de lo que sea. Nosotros somos también responsables no lo dudemos, que siempre culpamos de todo a los demás. No hace falta irse a las teorías de la gran conspiración de moda para imaginar en nuestras mentes un mundo infernal. No hace falta. El mundo real ya es un infierno. Y nosotros colaboramos. Aunque para mal nuestro. Este sistema, en su inexorable inercia, va a seguir destrozando el mundo, matando y creando pandemias de las que algunos se aprovecharán todo lo que puedan por encima de lo que sea mientras no les afecte directamente. Y en cualquier infierno que se precie la inoculación de una vacuna maligna no sería tan extraño... Pero de momento la cosa es mucho más banal, aprovechar el acontecimiento real para autorizar de forma apresurada y sin demasiadas garantías, firmando documentos para exonerar responsabilidades… y ha ganar toda la pasta que se pueda. Lo de las patentes es de órdago…en ésto sí que se puede hablar de asesinato... Como no va a ser hegemónico el capitalismo si todo le viene bien...Y tener a la gente lo más controladita posible previniendo, o más bien previendo, el porvenir... Aquí se juega el asunto. Y sé sabe bien quién sale ganando. Y también yo recalco que no soy anti vacunas. Al menos de momento. Pero me niego a que a los no vacunados se les obligue o presione.

Imágen de usuario