Voces del Misterio ESPECIAL: El fantasma del

Voces del Misterio ESPECIAL: El fantasma del "Niño de Blanco" y otros seres aterradores de Las Hurdes

Audio not available. Try it later.
  • Download
  • Share
  • Like
  • More
Preparing audio download

Preparing audio to download.

Sponsored listening. Audio will begin within seconds...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Try it for free

X

Voces del Misterio ESPECIAL: El fantasma del "Niño de Blanco" y otros seres aterradores de Las Hurdes description

paranormal leyendas misterios enigmas fantasmas


This audio is liked by: 21 users

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comments

Imágen de usuario
Juan José Lebrón Rendón

En cuanto a esos seres tan legendarios y testimoniados en estas tierras extremeñas, también me deja en ascuas y demasiado estremecido por su verdadera naturaleza extranormal. Ese «Entignau o Duende Jamplón» autóctono de estas preciosas y enigmáticas latitudes españolas me recuerda muy mucho al «Duende del Ladrillar»; un ser diminuto, como un monito y que durante tres días en la pequeña alquería hurdana de El Ladrillar se apareció para consternación de los vecinos que estuvieron aterrados, e inclusive en un día que sobrevolaba las cabezas de unos chiquillos que jugaban llegó a provocar el desmayo y posterior fallecimiento de una niña. Las características fundamentales de este duende son diferentes a las del Jamplón, pues flotaba en el aire con dos luminarias y era de cabeza desproporcionadamente grande a sus extremidades, que eran más bien pequeñas, al contrario del Jamplón. Parecía un pajarraco y graznaba, sobretodo frecuentaba los alrededores del cementerio. TREMENDOS SERES EXTRAÑOS SE HAN LLEGADO A VER EN ESTAS TIERRAS.

Imágen de usuario
Juan José Lebrón Rendón

El «Niño de Blanco», en las Hurdes extremeña. Todo un suceso antiguo fantasmagórico sin parangón, que aún escuchándolo en la narrativa y tal como lo vivieron los testigos en su momento, aún continúa estremeciendo tela, y llega a poner los vellos como escarpias. Y es que vivir una experiencia de este tipo tiene que ser algo terrorífico, pero cuando se trata de la aparición de un niño y tan pequeñito, como que la cosa se acentúa y nos multiplica el grado de pavor. De todos modos es mí deseo que ese nenito haya encontrado su descanso y la Luz Bendita de Nuestro queridísimo Señor Jesús.

Imágen de usuario