Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de El mosaico catalán - Cartas de navegación

nacionalismos cataluña independentismo proceso independentista


Este audio le gusta a: 11 usuarios

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comentarios

Imágen de usuario
Marc

Creo que hay un montón de posturas respecto al independentismo Catalán, des de identitarios, económicos, por sentido de exclusión respecto a españa, sentido de una España corrupta e insalvable... Pero siempre se menciona solo el económico. La tasa de emigración de España creciente cada año nadie la tiene en cuenta en este debate.

Imágen de usuario
Daniel Pertir

Si la estrategia de parte del "progresismo español" para luchar contra el PP-Vox es reir las gracias al independentismo es que han perdido la cabeza más de lo que parece. Que se miren el pacto de gobierno vigente en Catalunya, ERC ( que se autodenomina de izquierdas ) ha concedido a Junts x cat ( bisnietos de la Lliga Regionalista ) las carteras más importantes del ejecutivo. Ese es el grado de sometimiento de la "izquierda nacionalista' a la derecha local. La tercera fuerza en número de votos controlando al partido del President. La falta de miras sobre lo qué es España es muy preocupante. Se espera mucho más de la izquierda española, mucho más.

Imágen de usuario
Malvicio

Me ha encantado que, no estando de acuerdo con ninguno de los tertulianos he encontrado muchas cosas interesantes en todos, incluso de Xesco que lo veo exageradamente atacado cuando ha propuesto sus vivencias y como eso ha moldeado su opinión.... Complicado que sea eso una falacia, aunque yo no estoy de acuerdo con muchas de las conclusiones, son sus impresiones lo que ha puesto sobre le mesa ya aquellos que no vivimos en Cataluña (yo no vivo ni en vuestra masa continental) es tanto o más interesante que las opiniones del resto....

Imágen de usuario
Devenir

Buen programa. Lo mejor para mi, más que lo hablado, el temple, cada vez más sosegado con éste tema, consecuencia a mi entender del cansancio tan acusado ya de dar vueltas y darse mamporrazos buscando una salida en éste túnel sin luz en el que hemos caído. Voy a ver si lo embrollo más o si consigo esbozar algo interesante sobre lo que entiendo debería diferenciar, si es que todavía se puede, al nacionalismo de derecha y de izquierda. Sobre cómo "poder darle legitimidad" a éste último... (es sólo un ejercicio de pensamiento puro, una divagación en alto que ni yo mismo tengo nada claro... Ahorraros los palos) Cuando Lenin (tan requerido para convencer a los de izquierda para que acepten el nacionalismo) recurrió definitivamente al nacionalismo, se estaba enfrentando a la clase aristocrática rusa y a la burguesia financiera de origen francés e inglés, propietaria de los principales medios de producción de valor en territorio ruso... El recurso al nacionalismo fue identificado con la organización del proletariado en lucha contra la burguesía extranjera y su colonización económica... Análogo el nacionalismo indio frente al poder económico inglés, así como en la mayoría de las colonias africanas que se sublevaron tras la Segunda Guerra Mundial... En el caso del nacionalismo alemán posterior a la hiperinflación de 1927, el frente de lucha fue la oposición a la colonización económica francesa. Ese nacionalismo cultural alemán de los tiempos románticos fue progresivamente transformado en un nacionalismo de liberación de la colonización francesa... Es dedir, dichos nacionalismos funcionaban principalmente como defensa de un modelo de Economía de Estado autonomo y no dependiente de los mercados internacionales de producción de bienes. En cambio hoy día, y ésta es la clave, dicha solución no es sólo imposible, sino que dicha imposibilidad es de sobra conocida por los mismos dirigentes políticos que utilizan el nacionalismo como estrategia electoral o bomba de humo con la que ocultar sus políticas... Si esta es la situación ¿a qué obedece entonces el auge de los nacionalismos de derecha que actualmente proliferan por Europa? ¿Es que sigue todavía vivo el mito de la autogestión y la soberania autonómica? ¿Dónde está y quién es ese enemigo exterior a la Nación que nos coloniza económicamente? ¿Es Europa? el imperialismo americano? ¿El comunismo chino? En realidad lo que para mí el ya desfasado auge nacionalista de la derecha está creando, o manteniendo, es la otra clave, precisamente que nos hagamos estas preguntas que presuponen la distinción interior-exterior como presupuesto... Es decir, promover que se busquen culpables exteriores de modo que la economía interior permanezca sin examen o sospecha. Dentro de la nación se ha llegado hasta hacer crear la ilusión de que ya no existen clases. Que todos somos clase media. Peor aún, que la verdadera víctima ha sido únicamente la clase media, así que se pudran los inmigrantes y trabajadores ilegales, las prostitutas, los vagabundos y el lumpemproletariado... Así, se recortan derechos en nombre de la salud de la nación cuando lo que en realidad ocurre es que los derechos pasan a depender única y directamente de la situación económica de cada uno. Mientras el paro, la precariedad..asciende, el producto interior Bruto de la nación depende exclusivamente de los cuatro directivos generales de grandes empresas que manejan más de la mitad de los bienes de la nación, mientras se nos induce a creer que la nación somos todos y que todos debemos esforzarnos para que esos cuatro no vean mermados sus millonarios beneficios, la mayoría de ellos, por cierto, sin cotizar en territorio nacional debido a los paraísos fiscales convenientemente legalizados. Tenemos por tanto la nueva cortina de humo nacionalista de la derecha que en realidad hoy promueve la extensión y reificacion de la aristocracia financiera, tanto interior como exterior, a la nación. Ahora bien (veamos desde la izquierda), se me dirá que si debido a las limitaciones territoriales de los Estados nación las posibles acciones a ejercer contra la dictadura aristocrático financiera exterior se complican, no es así respecto a la dictadura aristocrático financiera interior. Que para ello un verdadero estado nacionalista y soberano debería poner en jaque dicha dictadura económica de modo que se nacionalizaran los bancos y el resto de empresas que manejan los activos de la nación. Vamos, que haría falta un nuevo Robespierre que tome el mando de los aún valederos poderes de la nación. ¿Por qué no se hace? Pues, por miedo, por miedo de todos a las consecuencias, porque el nacionalismo hoy únicamente funciona debido a la voluntad de esclavo de los ciudadanos (que a lo máximo que llegan es a discutir con los otros esclavos exteriores...) Voluntad de esclavos, que hace que, en lugar de tomar por la fuerza los bienes adquiridos ilegítimamente por la dictadura aristocrático financiera y empezar a poner en jaque el neoliberalismo globalizador, regalemos a la misma muestras vidas... Como las vidas de nuestros hijos. Del mismo modo que los campesinos le regalaban el mejor pavo al marqués del pueblo cada vez que venía de visita y se quedaban sin comer tres días... Mientras, por encima de estas ideologías, aprovechándose maravillosamente del sistema en el que estamos, banqueros y empresarios apátridas roban impumemente el dinero de todos, de todos, por igual. La única legitimación posible del nacionalismo, desde la izquierda claro, es la de conformar un frente temporal de ataque directo contra el capital y sus aparatos políticos de mando en un determinado territorio. Romanticismos antifranquistas aparte, en la actualidad el derecho de autodeterminación de cualquier pueblo o multitud de la península Ibérica no debería ser defendido tanto contra el Estado español, que también, como contra el Banco central europeo, el fondo monetario Internacional, la reserva Federal estadounidense y la organización mundial del Comercio. Contra la globalización actual, que es el nacionalismo de la cultura anglosajona. Que tampoco... Esto es el nacionalismo hoy. Ni discurso étnico-cultural de la derecha nacionalsocialista (el único folklore existente en la actualidad, al menos por éstos lares, es el consumismo...), ni discurso económico anticolonial de la izquierda bolchevique. A efectos, lo mismo da el nacionalismo de la derecha que el nacionalismo de la izquierda, incapaz como siempre de tomar el mando del Estado y realizar una redistribución de la riqueza firme y eficiente que purgue la traición económica que se ha efectuado a la comunidad de ciudadanos por parte de la aristocracia financiera... Aquí se nos dice que si los catalanes tienen éxito con la independencia se cae todo en España y que por ahí llegará la solución... ¿Sería la solución al neoliberalismo como “ideología espontánea”, a la globalización capitalista, a la fragmentación de la clase obrera, a la pérdida de influencia de los sindicatos, al poder de los grandes grupos financieros, al desarrollo de las instituciones supranacionales y otros fenómenos semejantes que explican por qué la izquierda no consigue introducir cambios profundos y con consecuencias duraderas en el capitalismo contemporáneo? Sin hablar del cambio climático, el problema energético, la escasez de recursos ni del chuletón de Pedro Sánchez. Y, en todo caso, ¿la solución para quién? El día en que esta especie de zombis adictos al nacionalismo comiencen a identificar a politicos y banqueros como sus auténticos enemigos por encima de las ideologías endogámicas estaré orgulloso de unirme a ellos cualquiera que sea el despropósito al que denominen unidad nacional. Hasta entonces prefiero observar el onanista griterío, analizar el modo en que les expolian, como nos expolian a todos, y esperar ansioso la venida de un Mesías que nos redima de semejante despropósito orgullosos como estamos en nuestra propia incapacidad intelectual. Por mi parte pienso que en ésta incertidumbre en la que estamos no hay nada peor que un hundimiento paranoico sobre lo que pasa. Y lo que pasa es un proceso de caos ecosistémico cuyas evoluciones ninguna agencia calculadora puede prever. Pero hay que orientarse en el caos. Y el camino mas que conocerlo hay que hacerlo. Y yo creo, como la misma pandemia ha puesto de manifiesto, que todo ésto tiene que servirnos para dejar de lado las ilusiones nacionalistas y soberanistas, esto es, la idea de que se pueda derrotar a la propia oligarquía capitalista en un solo país, y de que un Estado nacional pueda enfrentarse a su gobernanza sin hacer pagar un precio terrible a sus clases populares. También creo que la unidad de referencia de las luchas y los antagonismos aquí hoy es sobre todo Europa. Los isomorfismos la recorren, en todas partes se impone la primacía de la ganancia y el poder de clase sobre las vidas que trabajan para poder comer y reproducirse (bueno esto pasa en todas partes...) Pero las condiciones para la convergencia europea de las luchas y las iniciativas están dadas. Las luchas locales, regionales y nacionales son luchas que se dan dentro y cualquier “conquista” regional o nacional sólo puede considerarse un primer paso. Bienvenido sea. Pero siempre frágil y susceptible de producir contraefectos negativos, como resultado de la manipulación nacionalista de las diferencias en los niveles de vida como pasa entre las comunidades autónomas españolas. Como digo, la defensa de un modelo de Economía de Estado autonomo, no dependiente, resulta hoy prácticamente inconcebible. Y la distinción interior-exterior, el nosotros-ellos, como presupuesto cada día resulta más penoso.. Y que nuestra subjetividad totalmente sometida a través de la manipulación y el miedo sigue siendo determinante.

Imágen de usuario
Hermes

Xesco, con sus comentarios, siempre me ha parecido un cuñado de bar. Debe ser el único nacionalista europeo de Europa. El hábito de llevar la contraria para destacar es un mal hábito.

Imágen de usuario
Enric Sans Sr.

Nacionalismo es diferente i única.El fascismo es pensar que tu nación es superior y en su nombre poder aplastar a otras . Las naciones mas prósperas y pacíficas ( Suiza o Suecia) son muy nacionalistas.

Imágen de usuario
jordimun

Exacto Xesco, como has dicho, literalmente, no lo acabas de entender. El resto de tertulianos, muy acertado análisis

Imágen de usuario
Anónimo

Nacionalismo español, malo, nacionalismo catalán, bueno. Todos los nacionalismos son iguales. Bien por el señor Chesco, que ha dado altura el debate.

Imágen de usuario
Miguel Ángel Suárez

Interesante programa, qué alegría volver a escuchar al señor Chesco

Imágen de usuario
RedMinder

La existencia de nacionalismos en Europa refleja la realidad de que la tarea nacional está inacabada. Esa es la realidad en la que hay que trabajar sin excusarse ni ver para otro lado.

Imágen de usuario