Pensar la indignación, con Olga Belmonte

Pensar la indignación, con Olga Belmonte

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de Pensar la indignación, con Olga Belmonte

política filosofía sociología pensamiento injusticia

Comentarios

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Yo puedo ser un capullo como cualquiera, lo que no es normal, es que a este tio subsidiado, y hasta su propia familia me exije meritos que no se sabe, cuando todos viven de papa estado, para dejarme dos inviernos de alta meseta en absoluta desolación. En el fondo quisiera hacer productos domesticos, para que las mamas trabajen los menos posible, ser político o financiero es un coñazo. Nunca dejo de lado mi miseria, por eso no me gasto putas excelentes de razón, sino que me cago en la puta, tachada por Forges y su elegancia nueva. Lo que resulta sorprendente es que haya tios capaces de establecer un sistema literario putero, pero donde la puta queda casi aislada, en su noción peyorativa, vivir literariamente con fundamento putero, como básica frecuencia, queden los fiscales para probar los echos.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Seamos sinceros, no pasa nada, pero estirpe Urdangarin, tienen siempre cocinas impecables, baños limpios, energía comoda, y moda para vestir con clase, aparte de coches, todo, tan todo, que ya empieza a mosquear.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Pues dice Damaso Alonso, tiempo, rubio mastin que duerme a la Puertas de Dios, lo que significa que acepta que en Dios no existe el tiempo, me cago en la puta.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Comprendereis amigos Jesuitas, que llevais cinco siglos en el mundo, tantos curitas famosos, yo casco porque me aburro, como dicen los esctritores trágicos, para escapar de la muerte, aunque puedo suicidar, pero espero que sea con elegancia Porpetta, me cago en la puta.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Pues fui a misa, para encontrar gente, eramos tres, una chica sacristana, el cura y yo, pensaba algún protagonismo, pero en las provincias todo se sabe, y me fui, solo quedarón el cura y la sacristana, una palabra de Amor y compañía, y al menos hubiéramos sido tres en misa.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

En el fondo lo que quisiera es volver con mi mujer canonica experta en la llaga, e ir por un camino sin final, donde hubiera un pequeño rio, y verla feliz, descansando, aunque sea con el imbécil de su exmarido. creo que debo meter puta.

Imágen de usuario
Imágen de usuario

Evidentemente si hubiera nacido en una familia tipo ABC, hubiera sido educado en alto nivel privado, y tuviera un bien estar de alto nivel, pues sería otra cosa, ahora tengo que empezar de cero casi absoluto.

Imágen de usuario