LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-II- 'mercado de pirañas' - de J. Híades

LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-II- 'mercado de pirañas' - de J. Híades

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-II- 'mercado de pirañas' - de J. Híades

historia biografías guerra tradiciones documental sociología humanidades


Este audio le gusta a: 1 usuarios

Comentarios

Imágen de usuario
UNIÓN UNIVERSAL DESARROLLO SOL

-en el ruego de que lo divulguen-Gracias-...sabiendo, como lamentable muestran los hechos, de cómo vivimos una especial bonanza de que los ricos son más ricos y, por otro lado, han sido empujados hacia una tenebrosa espiral a los pobres, para que sean aún más dependientes y pobres. La aplicación de crecimiento económico no viene dando los resultados que se estimaban obtener, entre otras razones, porque parten desde posturas capitalistas de países ricos; sus ‘estudios’ quedan relegados a unos determinantes de sus propias expansiones económicas y de mercado; jamás se han llevado a la práctica esas propuestas de crecimiento igualitario, jamás. Aquí no estamos hablando, de que unas naciones están más desarrolladas gracias a que pueden competir con otras también desarrolladas. Aquí estamos viendo, como esas naciones desarrolladas, lo son y están, porque se suministran de las riquezas que poseen los verdaderos ricos, que actualmente son los países empobrecidos. De hecho, que la pobreza del clima, la teórica escasez de recursos, la vienen provocando en primer orden esos países con sociedades enriquecidas; es decir, no es fruto de un mayor nivel de crecimiento de población mundial, como intentan aseverar otros llamados expertos. Nuestro Planeta, por fortuna, posee la capacidad de producir suficiente como para mantener a ocho y diez humanidades como la que pueblan actualmente la Tierra; pero claro, no usando la industria tan contaminante y agresiva que se viene empleando, y sabiendo distribuir por igualdad, las riquezas en tal balanza, donde las familias puedan trabajar y acceder a la tierra, por propio derecho de hacerse del sustento diario que les corresponde por ley de vida. El reparto de tierras actual es delictivo y abusivo en cuanto a su severa desigualdad, por tanto, entra dentro del desorden de la corrupción. Y esa escandalosa desigualdad, aplicada y consentida por propios gobiernos, es lo que impone que las sociedades de unos países se enriquezcan a base de oprimir a otros muchos, para que sean empobrecidos; y eso, igualmente, algo que daña, es incorrecto, porque entra dentro del desorden de lo corrupto. ¿Somos honrados en nuestros comportamientos de aplicación para buscar una corriente veraz de igualdad?

Imágen de usuario