LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-IX -'solución fácil al desarrollo' - de J. Híades

LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-IX -'solución fácil al desarrollo' - de J. Híades

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-IX -'solución fácil al desarrollo' - de J. Híades

crisis economía política desempleo internacional gobierno


Este audio le gusta a: 1 usuarios

Comentarios

Imágen de usuario
UNIÓN UNIVERSAL DESARROLLO SOL

-Divulguen por favor. Gracias...NO HAY LIBERTAD SIN ORDEN, NO HAY ORDEN SIN DISCIPLINA, NO HAY DISCIPLINA SIN AUTORIDAD, NO HAY AUTORIDAD SIN AMOR.El futuro debemos verlo con luz de esperanzadora elevación para todos; los que temen un futuro así, son aquellos que pretenden continuar agarrados a sus formas y maneras del pasado; pero porque creen que van a perder todo, cuando, en realidad, no es cierto, es incalculable lo que también llegarán a cambiar con dicho cambio de visión.Tener más de lo que se necesita, obligando a otros a carecer de casi todo, creo que es algo de lo que ya debiéramos desechar, por propia evidencia de corrosión, para el que acumula y, evidentemente, para el que es privado y sometido. La estratificación realizada en investigación de campo, sobre sistema mundial en todos sus aspectos, tanto político como económico, venimos comprobando los muy graves y dañinos desequilibrios que han originado de manera creciente. Los países empobrecidos, deben procurar y evitar la intromisión de las naciones ricas y de sus codiciosas multinacionales; ¿quién les llama a pretender mayor industria o más riqueza, si lo que ven sobre la marcha, es la caída de sus ciudadanos en la peor de las pobrezas?La propuesta planteada de desarrollar un mercado de economía interna no deja de tener sus fuertes y firmes opositores, en especial, si están dados a continuar generando más del mismo desequilibrio social y económico del que ya vienen originando; confío en élites políticas valientes y honestas que sepan ganarse a su pueblo en defenderlo y proporcionarle una común labor de igualdad para levantar sus economías con la mayor riqueza que jamás pueda poseer cualquier estado, como son las familias, la de su gente, el propio ciudadano soberano.

Imágen de usuario