LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-VII- 'soluciones cruciales' - de J. Híades

LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-VII- 'soluciones cruciales' - de J. Híades

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de LOS POBRES DE MI TIERRA-Capítulo-VII- 'soluciones cruciales' - de J. Híades

economía política editorial desempleo internacional gobierno


Este audio le gusta a: 1 usuarios

Comentarios

Imágen de usuario
UNIÓN UNIVERSAL DESARROLLO SOL

-en el ruego de que lo divulguen. Gracias....La soberanía e independencia de unos ciudadanos en su justa redistribución de las tierras a labrar, permitirá un flujo de producción, de riqueza y de desarrollo envidiable, porque, como tales propietarios, estarán dadas en cuerpo y alma a la labor y la producción de esas tierras; se sentirán no dependientes de nada, porque poseerán el hogar que habitan y las tierras que trabajan como verdaderos y principales núcleos de sus vidas. El retorno de las personas a sus zonas rurales, el manejo propio de sus actividades en las tierras, no quepa duda que revitalizará a esas personas y consecuentemente lo hará también con la economía de ese país. Abrir las puertas al derecho del ciudadano de facilitarle el acceso de poseer tierras para cultivarlas, será una de las mejores y más grandes medidas para ir erradicando la pobreza en los núcleos sociales. Nuestras propias investigaciones sociales nos lleva a deparar como la falta de distribución de riquezas más uniformes para los ciudadanos de ese tejido social o mismo país, impide un desarrollo difícil de aceptar; máxime, si interponemos esas élites económicas que abordan a las multinacionales para tomar cartas en el asunto y seguir siendo más ricas a base de cuanto hiciere falta hacer, a sabiendas de los perjuicios y ruina que van a acarrear a los suyos propios. El entusiasmo y la motivación no se pueden alcanzar tampoco, viendo como las riquezas producidas van a parar a manos ajenas e incluso, en el mayor de los casos, hacia países ajenos. Por tanto, las responsabilidades que derivan del saqueo de los recursos naturales de un país y del acelerado empobrecimientos de sus gentes, debemos buscar entre las élites políticas y económicas de ese mismo país consentidamente saqueado. Por fortuna, para los enriquecidos, éste sistema democráticamente depravador, se encuentra extendido por todas las naciones del mundo, y la internacionalización del sistema económico se encuentra suficientemente arraigado como para mantenerse firme en el poder del miedo, de que semejante sistema de intereses, son los más adecuados y beneficiosos conocidos hasta ahora. A pesar de que los estudios recogidos nos ofrezcan unos datos totalmente claros de cómo desde la tan afamada globalización, las desigualdades de la renta y la propia riqueza, han aumentado de manera considerable e insostenible.

Imágen de usuario