¡Cuánto sufrimos, Martín!

¡Cuánto sufrimos, Martín!