Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

X

Descripción de Programa 123: ASTROLOGIA: ¿CIENCIA O CREENCIA?

astronomía ciencia astrología


Este audio le gusta a: 225 usuarios

Comentarios

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Bocafuego

Uno de los mejores programas de La Escóbula!

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Richardo

El que dude de la astrología, que estudie su propia carta, la analice a fondo y luego decida si es charlatanería o no. Enhorabuena a la Escóbula.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Marcos

Os habeis esmerado en hacer un programa pelotudo y lo habeis logrado con crcees.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

yo creo que de ves en cuando ponen una mierda de programa como este. cada dos buenos, una cagada que no se creen ni ellos. yo creo que a canales le pone cachondo leer los mensajes estos!!

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

me descojono vivo..

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

La ignorancia y el antimétido científico hecha podcast xd

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Jose Maria Casanovas Rojas

En efecto, al rededor de estas cuestiones hay demasiadas razones emotivas y debería haber mas razones lógicas (si es que la razón puede ser de otra manera que razonada o lógica). Estoy completamente de acuerdo contigo Antares. Es evidente que el conocimiento puede llegar a través de muchos caminos pero solo puede llegar a serlo si es razonado; si el conocimiento no es razonado, esencialmente, no sabe que es en si mismo conocimiento, solo es un factor mas de la vida que no aporta ningún saber cierto. Pienso que debería estudiarse en profundidad cualquier fenómeno que, aparente o potencialmente, produjera conocimiento y desligarlo definitivamente de la superstición o si, una vez investigado, no produjera conocimiento, eliminarlo definitivamente de las posibles fuentes de producción de este y, o abandonarlo en la nada (cosa que muchos desearían) o estudiarlo desde la antropología y la historia (cosa preferible, como merece cualquier otro constructo cultural humano). En fin, es cierto que el programa abusan desde todas las partes de una certeza que ni la ciencia dice tener sobre las afirmaciones que hace del universo (y eso que la gente las cree a pies juntillas sin tener ninguna prueba física, personal y experiencial de ello); sin embargo, todas las afirmaciones que se hacer no se hacen desde la irracionalidad que pueda proporcionar un pensamiento paralelo (discurso chamanístico por ejemplo), sino desde la razón...la misma que usamos todos, la misma que usa la ciencia...pero no se pone empeño en usarla para entender el fenómeno, sino para creer en el, para aceptarlo acríticamente. Es cierto que por creer, se puede creer en las palabras de Michio Kaku o en las de Hermes tres veces grande, pero el problema no esta "en quien" o en "que", sino en "creer" o en "pensar". Este no es tampoco el problema ya que ambas opciones son igualmente legitimas, el problema es la incompatibilidad de lógicas discursivas: no se puede defender la creencia desde la razón ni la razón desde la creencia. Ambas cosas son el frecuente error (del que el programa no ha sabido zafarse) y el que permite esas, como dices, reacciones emotivas. Un saludo. Josemaria Su me permites, Antares, querría añadir mis disculpas al pintor del programa por mi vehemencia; le hable como a un colega que tuviera delante y no como a una persona diferida. En ningún caso pretendía ofenderle sino, al contrario, animarle, sacarle de su adormecimiento y espolearlo a disfrutar de la experiencia. Como se dice en una celebre película: "unir arte con conocimiento solo produce dolor". Y añado, el dolor de no poder dejar de ser consciente mientras se debería estar dando el arte, que debería emerger como pudiera, guerrillero, inconsciente, opuesto al deseo del mismo pintor, abriéndose paso el solo entre las circunstancias adversas: la lucha esta en la obra propia y lo que se debe conocer esta en ella y no fuera. El arista tiene dos momentos: el del arte (donde busca no ser) y el de espectador (donde justifica sus miserias como puede), entiendo que en el programa es este el único papel que se puede hacer como artista (como experto en arte) y lo comprendo...pero le animo a seguir adelante: mucho animo con lo suyo, si me lo permite, colega! Un abrazo! Josemaria

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Antares

Muchas gracias por atreveros a dedicarle un programa entero a la astrología, porque dadas las reacciones emotivas que suscita el tema: hace falta valor. Me apetecía bastante, desde hace tiempo, escucharos hablar sobre ello y este monográfico ha sido un magnífico regalo inesperado. Me ha gustado el enfoque que le habéis dado, mirando desde diversos ángulos: histórico, antropológico y cultural. Suelo examinar muchos audiovisuales sobre el mundo astrológico y es harto difícil encontrar algo tan completo semejante en calidad y extensión hoy día, y con tan magnífico equipo: muy buen trabajo. ¡Mi enhorabuena y un abrazo!

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Jose Maria Casanovas Rojas

No cabe duda que los astros pueden influir decisivamente en la formación de un nuevo ser, de la misma manera (aunque cada cosa en su proporción) que influyen los genes recibidos o cualquier otra vicisitud…quizá, como sucede en los cocodrilos (la hembra pone huevos en dos niveles, uno mas bajo y fresco y otro mas alto que, al recibir una mayor influencia solar, es mas cálido; luego, todos los huevos quedan tapados por arena formando un montículo, un vientre terrero del que, del nivel mas profundo salen hembras y del superficial machos), conociendo el momento preciso de la gestación humana donde se genera el sexo, la embarazada podría viajar a Egipto o a Finlandia dependiendo del sexo que se pretendiera para el neonato…y así, poder determinar aun más el poco margen de libertad que tendrá en el futuro. En fin, en ese estadío de formación del sujeto, no cabe duda que la influencia planetaria (que no simbólica, es decir, no solo de los planetas de nuestro sistema y del firmamento babilónico, sino del devenir del universo…aunque para eso no hay cálculos antiguos ya que hasta el siglo 16 no se acabó de entender que la bóveda celeste no era una cúpula sobre la tierra con puntos brillantes y que el sistema solar era solo uno más entre otros muchos), pero tampoco la cabe que seria mas influyente en el devenir de las personas el impacto sobre la tierra de un asteroide de 30Km que lo es la propia luna- el cuerpo celeste mas cercano a la tierra- que, sin embargo, es mucho mas grande que ese minúsculo pedrusco de 30 000 metros). ¿Por qué no se cuenta en las cartas astrales con este tipo de piedras tan poderosamente influyentes para nuestras vidas futuras? ¿Acaso los astros del sistema solar no anuncian la llegada de visitantes inesperados dentro de tan bien amueblada, segura y onfaloscópica salita interior con su mesa camilla incluida, cubriendo su hornillo solar? La filosofía renuncio al determinismo, al destino y, hoy en día, hasta los practicantes de mancias adivinatorias no hablan de que su arte vea el destino, sino una tendencia que, conociéndola (¡Chi-cling!-cash- $) puede revertirse porque para eso esta el libre albedrio. Es decir, que es recomendable que la gente vaya al artista de la adivinación para poder revertir su futuro…algo tan necesario como la revisión oncológica o la del dentista. Me parece muy inteligente la forma de reconvertir su negocio: una vez perdido el poder ante las religiones modernas y perdida la fuerza como arte “oscura”, se accede al creciente terreno de la “medicina preventiva”. Como digo, es excelente comercialmente pero no deja de ser insatisfactorio en términos de conocimiento. Técnicamente, si la vida de cada cual fuera total y absolutamente solipsista, aislada, sin influencia de otros factores humanos, quizá esa tendencia podría dibujarse pero, para conocer el destino de uno no debería ser suficiente con conocer el día de su nacimiento sino el del que un día le matara para saber si eso es verdad o solo una tendencia, le despedirá del trabajo o solo es una tendencia, o se casara con el consultante o solo es una tendencia, es decir, de todos aquellos que estén a su alrededor y tengan contacto con el a un nivel ínfimo: si tuviera que morir aplastado por una carga de ladrillos al pasar por una obra, debería saberse la fecha de nacimiento de todos los obreros que allí trabajasen para poder decidir si esa es una realidad, una tendencia, una simple proyección imaginativa o una simple fantasía incontrolada que termina resumida en un: “no pases por una obra, no vaya a ser que…”, pero el artista adivinador no puede saber que, porque, cuando, como realmente, etc., etc. Pero, claro esta, el consultante no es el centro del universo, solo un actor mas, con lo que el también es parte de otros centenares de encadenamientos del destino de otros humanos, con lo que, para que un adivinador, fuera cual fuera su técnica, pudiera anunciar algo que sucederá debería poder cruzar todos esos miles de datos concretos para poder hacer una sola proyección correcta o aproximada de una de esas tendencias pata un solo sujeto en un momento concreto (y no en otro) que, aun así, no podría ser concluyente. Pero hay más: No puede achacarse el devenir de la vida de las personas a un destino escrito por las estrellas o por cualquier otra circunstancia prenatal (a los pollos de granja si, su destino esta escrito; hasta el día de su muerte esta escrito incluso antes de nacer, hasta antes de ser concebidos) y desentenderse de la parte de ese devenir que se formara socioculturalmente y que definirán las circunstancias ambientales. Es evidente la diferencia entre algunos mellizos nacidos con la diferencia de un minuto (y en un minuto no cambia la configuración del universo y su influencia de blanco a negro) donde la circunstancia convivencial intrauterina ha marcado serias diferencias que poco tienen que ver ya con los genes o las estrellas pero mucho con el hacerse con un "espacio vital” dentro del útero. Y esto me hace pensar: ¿No debería hacerse la carta astral desde la concepción y no desde el nacimiento? ¿Qué estrella rige al niño fruto de una cesarea ya que no ha salido del canal del parto y, por tanto, no ha “nacido” sino que lo “han sacado”, cosa que podría haber sucedido antes o despues? ¿Q estrellas rigen a los de los partos provocados? y ¿el que sale con fórceps? El nacimiento de este solo se contabiliza desde su salida del vientre, con lo que ¿la llegada hasta a él de un instrumental quirúrgico es ajena a las estrellas que marcan su destino? Si le quedan marcas o alguna deformación craneana ¿no se podrá marcar su personalidad mas que lo que digan los astros que, en definitiva, dirán de su futuro exactamente lo mismo que si no se hubiera intervenido con fórceps?, como le queda un minuto para partirse de su madre (y en un minuto no cambia la configuración del universo y su influencia de blanco a negro) ¿aún no existe para sus planetas regentes? Es mas, dos niños nacidos en el mismo hospital a la misma hora, uno con tres piernas y un brazo incipiente en la espalda y otro que nace “normal” ¿pueden compartir la misma carta astral? ¿Será su “tendencia vital general” la misma? La idea de predestinación, más tarde o más temprano, conduce a acciones intelectuales como las de Lombroso o a la clasificación racial: como dije, los pollos si tienen destino y no es extraño que Himler se creyera una rencarnación de Enrique “el pajarero” puesto que él se dedicó a poner “granjas” de producción y exterminio al mas puro estilo de la producción avícola masiva en la que había trabajado antes de la guerra y antes de los campos. En efecto todo influye en el sujeto, pero no solo un factor o no uno sobre todos ellos y, si hubiera uno mas influyente que cualquiera de los demás, seria el del medio ambiente, igual que sucede cuando se compara el impacto en la vida de las personas del ya mencionado meteorito de 30 Km y de la luna. Puedo estar de acuerdo con que las personas sean como un arbolito que crece en la acera de una ciudad; la astrología puede decir de él lo mismo que la botánica: cuando echara hojas, cuando las perderá, dará fruto, etc. El ayuntamiento, el entorno sociocultural, decidirá las podas, trasplantarlo a un lugar de la ciudad o a otro, regarlo o dejarlo a la naturaleza, medicarlo, etc. pero solo las circunstancias decidirán si un coche choca contra el y lo convierte en astillas, termina comido por una plaga o lo mata la contaminación ambiental. Entonces, siguiendo este ejemplo, las artes adivinatorias solo pueden decir lo que un botánico diría: origen, floración, potencial duración, y desde ahí hacer algunas proyecciones muy generalistas de como alguien de determinadas características podrían enfrentarse a diferentes circunstancias (algo así como crear un personaje de rol y con el mismo parentesco con la realidad circundante), pero no puede definir por esas características cómo y cuando concretamente, y mucho menos cuales concretamente, serán las circunstancias que influyan sobre él y eso es lo que los clientes van a consultar a la astrología y a otras mancias. Estas aceptan la consulta (no desengañan al cliente mostrando su incompetencia ante ese tema) y lo hacen desde unas generalidades estadísticas antiguas que pierden su credibilidad cuando vemos el caso concreto de los mellizos nacidos uno tras otro, de los dos niños nacidos en el mismo momento, uno que ha asumido parte de un gemelo (que “se ha comido a su hermano” como se decía en otros tiempos) y otro que ha nacido sin dificultades añadidas, etc.: las circunstancias externas modelan con más fuerza a las personas que sus genes o la influencia de los astros ya que, ni una cosa ni otra, puede prever lo que suceda concretamente ya que no tienen criterios suficientes para poder vislumbrarlo. Además, en realidad, no es cometido de la genética ni de la astrología adivinar el futuro circunstancial de las personas por mucho que ambos pretendan poner sus manos sobre una tajada que no les corresponde…o no debería. Es comprensible el interés humano de poner orden dentro del caos y con él, el de anticipar las cosas que han de venir (interés que comparten las mancias y la ciencia). El ser humano no se resigna al caos y la arbitrariedad y por eso la filosofía toma el concepto de “hecho necesario” (causa- efecto) del concepto de destino tratando de racionarlo. En fin, el deseo de conocer, la curiosidad, esta detrás del mismo logro pero, conocer es reconocer, “ver” deja de ser “ver” para pasar a ser” interpretar lo visto”: mientras mas se conoce mas alejado se esta de la experiencia de la verdad, esa es la condena del saber. En este sentido, como ilustrador e hijo de ilustrador y pintora, me llama la atención de cómo alguien del ramo puede idealizar tanto a otro artista. Eso queda para los que no trabajan en esto, para aquellos que necesitan saber si el artista sufrió mucho haciendo el cuadro o lo hizo de forma alimenticia para poder adjudicar desde ahí mas valor a una cosa que a la otra…un valor “emocional”, catarquico, esta vez si, definitivamente mágico que, alguien “de fuera del negocio” puede ver en el arte… pero nunca alguien que ha crecido oliendo a esencia de trementina y aceite de linaza. Las mitomanías quedan para aquellos que no tienen en sus manos un método de representación y son incapaces de aprehender el mundo, para aquellos que se comprarían unos calzoncillos de Michael Jackson aunque no cantasen tan bien como el difunto excantante y showman por estar cerca de una “esencia especial” que, en realidad, no existe más que como un deseo castrado de trascendencia. Como decía Tarkovsky, la obra de arte es la lucha contra las circunstancias para sacar adelante una idea; el resultado escapaba de sus manos y su conocimiento y las circunstancias hacían lo que fuera necesario para imponerse. El cineasta ruso, se conformaba con “hacer”, muchas veces el resultado alcanzaba un bajo porcentaje de lo previsto y con eso había que conformarse: en eso consistía la obra de arte. El arte es un proceso, lo que el publico ve es la escoria del proceso, el campo de batalla con los muertos esparcidos aquí y allá, un desastre, pura basura comparado con lo que podría haber sido o una maravilla comparada con la “casualidad” con la que se la compara. El espectador llega siempre tarde al espectáculo, solo llega para oler los huesos mondos del banquete. Dedicar tantas horas a estudios demasiado apartados de la tela que se estudia o de buenas reproducciones si no se tiene la posibilidad de estudiarla de cerca, me parece un entretenimiento más propio de gente externa al quehacer artístico que de otro artista. No hay magia en el arte, solo trabajo, no hay musas solo tener los sentidos despiertos, estar en uno mismo para poder dejar de ser por unos instantes: hacer arte es amar; pienso que es mas interesante amar que estudiar técnicas amatorias literarias: Una técnica general puede usarse de fondo pero en la practica todo el mundo es diferente y las generalidades no son útiles; cada persona sabe lo que le gusta; solo se debe preguntar y disfrutar hasta abandonarse y perderse de uno mismo; la técnica queda para los impotentes, los ineficaces y los maleducados (que han recibido una educación errónea ya que, en lugar de preguntar y aprender, se hacen cábalas mágicas, en lugar de ver con los ojos bien abiertos y tratar de entender, pretender dar con “el secreto” intentando reducir así las habilidades propias del otro –“la genialidad”, en la cual no creo- a “puras técnicas o artificios bien distribuidos". Por cierto, ¿le habéis echado un ojo al texto que os mandé (POR UNA FILOSOFIA DE LA PARASICOBIOFISICA)? Cuando tengáis un momento y si os parece, echadle un ojo, puede seros de algún interés aun sin decirse allí nada que no sepáis. Un saludo! José María Casanovas

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Alosy77

Qué poco respeto.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

Descubre podcasts de otros países

El Podcast Minimal

El Podcast Minimal

Conversaciones y entrevistas sobre el estilo de vida minimalista y hábitos para la felicidad. Para más contenido, visita mi blog: www.lavidaminimal.com

Historia de México

Historia de México

Podcast dedicado a recopilar episodios de la gran historia de México, capsulas de diversos programas y autores.

Historias perdidas

Historias perdidas

Narradas por León Krauze, y basadas en sus libros y relatos radiofónicos, Historias perdidas es un recorrido por los grandes enigmas del mundo.


Listas relacionadas

Escobula De La Bruja Escobula De La Bruja Escobula De La Bruja Escobula De La Bruja

Escobula De La Bruja

Recopilación de audios sobre Escobula De La Bruja

Escuchar Escuchar Escuchar Escuchar

Escuchar

Escuchar

Escobuleros Escobuleros Escobuleros Escobuleros

Escobuleros

Recopilación de audios sobre Escobuleros