Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

X

Descripción de ¿Quién bloquea a Gaza?

gaza israel palestina


Este audio le gusta a: 85 usuarios

Comentarios

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
oxfordatenas

La caja de los truenos No son los palestinos quienes representan el mayor peligro para el futuro de Israel, sino Netanyahu y sus secuaces y la sangre que derraman MARIO VARGAS LLOSA 20 MAY 2018 Diario El País. España Mientras Ivanka Trump, envuelta en un vaporoso vestido que daba que hablar a los presentes, descubría la placa inaugurando la flamante Embajada de Estados Unidos en Jerusalén, el Ejército israelí mataba a balazos a sesenta palestinos y hería a mil setecientos que, lanzándole piedras, trataban de acercarse a las alambradas que separan Gaza del territorio de Israel. Ambos acontecimientos no coincidían por azar, el último era consecuencia del primero. La decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, anunciada en su campaña electoral, rompe setenta años de neutralidad de Estados Unidos. Este, al igual que sus aliados en Occidente, sostenía hasta ahora que la capitalidad de Jerusalén, reclamada tanto por palestinos como por israelíes, debía decidirse en el acuerdo entre ambas partes que contemplara la creación de los dos Estados que coexistirían en la región. Aunque la teoría de los dos Estados todavía asoma a veces en boca de los dirigentes de ambos países, nadie cree ya que aquella fórmula sea todavía factible, dada la política expansionista israelí cuyos asentamientos en Cisjordania siguen devorando territorios y aislando cada día más a los pueblos y ciudades que conformarían al Estado palestino. De existir, este sería en la actualidad poco menos que una caricatura de los bantustán de Sudáfrica de los tiempos del apartheid. El presidente Trump afirmó que su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel era “realista” y que, en vez de obstaculizar el acuerdo, lo facilitaría. Es posible que no solo lo haya dicho sino, en su formidable ignorancia de los asuntos internacionales sobre los que opina a diario de manera tan poco responsable, lo crea. Pero dudo que lo crean muchos más que él y el puñado de fanáticos que aplaudió a rabiar cuando Ivanka desveló aquella placa y Bibi Netanyahu, con lágrimas en los ojos, exclamó: “¡Qué glorioso día!”. En verdad, Trump abrió la caja de los truenos con esta medida y, además de la confusión y desconcierto en que sumió a sus aliados, provocó en gran parte la cruel y estúpida matanza que se ha venido a añadir al suplicio que es ya, desde hace tiempo, la vida para los desdichados habitantes de Gaza. La creación de los dos Estados que convivieran en paz era la fórmula más sensata para poner fin a esa guerra larvada que existe desde hace setenta años en el Medio Oriente y eso lo creyeron muchos israelíes durante mucho tiempo. Por desgracia, en tiempos de Arafat, los palestinos rechazaron un proyecto de paz en el que Israel hacía concesiones notables, como devolver buena parte de los territorios ocupados y aceptar que Jerusalén fuera compartida como capital de Israel y de Palestina. Desde entonces, ese enorme movimiento de opinión pública israelí que quería la paz fue encogiéndose y creciendo el número de quienes, como Sharon, pensaban que la negociación era imposible y la única solución vendría de Israel solo e impuesta a los palestinos por la fuerza. Y hay mucha gente en el mundo, como Trump, que así lo cree y está dispuesta a apoyar esta política insensata que nunca resolverá el problema y seguirá llenando de tensión, sangre y cadáveres el Medio Oriente. Este proceso es el que ha hecho factible un Gobierno como el que preside Netanyahu, el más reaccionario y prepotente que haya tenido nunca Israel, y seguramente el menos democrático, pues, convencido de su superioridad militar absoluta en toda la región, hostiga sin tregua a sus adversarios, les roba cada día un poco más de territorios y, acusándolos de terroristas y de poner en peligro la existencia del pequeño Israel, los tirotea y los hiere y asesina a mansalva con el menor pretexto. Quisiera citar aquí un artículo de Michelle Goldberg que apareció en The New York Times el 15 de mayo, sobre lo ocurrido en el Medio Oriente y que lleva el título de: “Un grotesco espectáculo en Jerusalén”. Describe con detalle la fantástica concentración de extremistas israelíes y fanáticos evangelistas norteamericanos que festejaron la apertura de la nueva embajada y la bofetada que fue para el pueblo palestino esta nueva afrenta infligida por la Casa Blanca. La autora no olvida la intransigencia de Hamas, ni el terrorismo palestino, pero también recuerda la condición indescriptible en que están condenados a vivir los habitantes de Gaza. Yo lo he visto con mis propios ojos y sé el grado de abyección en que sobrevive a duras penas esa población sin trabajo, sin comida, sin remedios, con hospitales y colegios en ruinas, con edificios derrumbados, sin agua, sin esperanza, sometida a bombardeos ciegos cada vez que hay un atentado. La señora Goldberg explica que el sionismo ha sufrido en la opinión pública mundial con la derechización extrema de los Gobiernos israelíes y que una parte importante de los judíos de Estados Unidos ya no apoya la política actual de Netanyahu y los pequeños partidos religiosos que le dan la mayoría parlamentaria. Creo que esto vale también para el resto del mundo, para millones de hombres y mujeres que, como yo mismo, se sentían identificados con un pueblo que había levantado ciudades modernas y granjas modelo donde solo había desiertos, creado una sociedad democrática y libre, y en la que un sector muy importante quería verdaderamente la paz negociada con los palestinos. Ese Israel por desgracia ya no existe. Ahora es una potencia militar, sin duda, y en cierta forma colonial, que solo cree en la fuerza, sobre todo en estos días, gracias al apoyo del país más poderoso de la Tierra encarnado en el presidente Trump. Todo ese poder no sirve de gran cosa si una sociedad se perpetúa en el quién vive, esperando atacar o ser atacada, armándose cada día más porque se sabe odiada por sus vecinos e incluso por sus propios ciudadanos, exigiendo a sus jóvenes que pasen tres años en el Ejército para asegurar la supervivencia del país y seguir ganando las guerras, y castiga con ferocidad y sin tregua, a la menor agitación o protesta, a quienes no cabe otra culpa que la de haber estado allí, desde hacía siglos, cuando empezaron a llegar los judíos expulsados de Europa después de las atroces matanzas de los nazis. Esa no es una vida civilizada ni deseable, vivir entre guerras y matanzas, por más poderoso y fuerte que sea un Estado. Los verdaderos amigos de Israel no deben apoyar la política, a largo plazo suicida, de Netanyahu y compañía. Es una política que está haciendo de ese país, que era amado y respetado, un país cruel y despiadado con un pueblo al que maltrata y avasalla mientras, al mismo tiempo, se proclama una víctima de la incomprensión y del terror. Eso ya no es cierto, si es que alguna vez lo fue. Tengo muchos amigos en Israel, sobre todo entre sus escritores, y he defendido muchas veces su derecho a la existencia, bajo fronteras seguras, y, sobre todo, a que encuentre una manera pacífica de coexistir con el pueblo palestino. Me honra haber recibido el Premio Jerusalén y me alegra saber que ninguno de mis amigos israelíes participó en ese “grotesco espectáculo” que protagonizó la estilizada Ivanka Trump desvelando aquella placa, y estoy seguro de que todos ellos han sentido tanta tristeza e indignación como yo por la matanza en las alambradas de Gaza. Ellos representan un Israel que parece desaparecido en estos días. Pero esperemos que vuelva. En nombre de ellos y de la justicia, hay que proclamar a todos los vientos que no son los palestinos quienes representan el mayor peligro para el futuro de Israel, sino Netanyahu y sus secuaces y la sangre que derraman.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
oxfordatenas

https://elpais.com/elpais/2018/05/19/opinion/1526744177_253427.html

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
OverflightStorm

django "irrelevante"? por eso el precio del combustible que se usa en todo el mundo, incluida España, por ejemplo, no tiene nada que ver con lo que hace Israel, si no con lo que hace Sri Lanka.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
tiopepe

El sr FDV es pro-sionista de toda la vida

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
javier

Django, en eso estaba yo pensando. En el post de lo de Italia, que nos debería preocupar más, nadie comenta NADA

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
django reinhardt

Qué curioso que despierte tantas pasiones este tema absolutamente irrelevante para los intereses de los opinadores. Y cuando digo irrelevante quiero decir que nos afecta tanto lo que sucede allí como lo que ocurra en Sri Lanka... En cambio, todo el mundo tiene una opinión encendida sobre el tema (que en general va en la misma dirección). ¿Por qué será?

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
xiquitinx

Creo que ha sido muy "tibio" con los judíos. No voy a hacer nada más, que poner algún enlace a la hemeroteca de ABC, donde ya en el año 47, mucho antes de la creación del estado de Israel, se narra cómo los terroristas israelíes, atacaban a la autoridad británica buscando que aburridos, los ingleses se fuesen y les dejasen el campo libre a los sionistas para apoderarse de todo el territorio. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1947/01/04/009.html http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1947/01/03/012.html Tampoco ha hecho mención a lo que fue ocurriendo en las décadas antes, porque este problema no viene del año 48 sino que empieza prácticamente con el siglo. Y se le ha olvidado tal vez, mencionar las múltiples resoluciones que ha incumplido Israel y la ilegalidad que supone mantener territorios que han sido ocupados por acciones bélicas. O la asimetría y desequilibrio en la violencia que se produce en el conflicto los últimos años, donde creo que de ninguna manera se puede justificar que un estado democrático dispare o bombardee a la población civil, a la que en teoría es parte de su propia población civil. Dentro de lo que es un conflicto muy complejo alimentado por muchos intereses y donde los palestinos han sido manipulados por unos y otros, me parece que no ha sido nada equidistante. Como en otras cosas, creo que tras la pose de objetividad y el uso de la falacia de autoridad como historiador, entra con cierta frecuencia en sus audios en olvidos, incorrecciones históricas, opiniones vestidas de verdades y sesgos que no me gustan, pese a que el formato que plantea me parece interesante. Pero busco objetividad y rigor y en su podcast no lo encuentro.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Lena

Patético, verborreia Sionista. Pamfletagem. Indignante

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Lena

Espantoso o que esse senhor fala... Terriivelmente fraudulento.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.
Leonardo Luna

Que buen resumen, Fernando. Obvio que el tiempo no permite ahondar más aún y retroceder en las motivaciones y argumentos históricos del porque se está donde se está hoy en día con los palestinos, pero tu exposición hace una justa representación de los aspectos más relevantes de lo que han sido los 70 años del Estado de Israel y de las manipulaciones que por décadas ha sido víctima el pueblo palestino. Cuanto me alegro de estar suscrito a este canal.

Por decisión del propietario, no se aceptan comentarios anónimos. Regístrate en iVoox para comentarlo.

Descubre podcasts de otros países

La Grillotina con Mario Gámez

La Grillotina con Mario Gámez

La Grillotina con Mario Gámez ¡Controversia y análisis político! De lunes a viernes de 6:00 a 7:00 P.M. por Dominio Radio 96.5 FM Televisión HD http://www.gpomass.com.mx/video.html

Health and Safety To Go!

Health and Safety To Go!

Another informative podcast by the Canadian Centre for Occupational Health and Safety (CCOHS).

Consultorio Financiero

Consultorio Financiero

Descarga las opiniones de expertos en créditos, afores, impuestos, vivienda, consumo e inversiones, quienes te hablarán de lo que te interesa a ti como consumidor.

PDU Podcast

PDU Podcast

The Project for Democratic Union (PDU) is a political think-tank which makes the case for a full political union of the Eurozone. We believe in a boldly democratic, unified Europe with a strong civil society and public sphere.

The Economist Radio (All audio)

The Economist Radio (All audio)

The Economist was founded in 1843 "to throw white light on the subjects within its range". More video and audio can be found at http://economist.com/video and as podcasts through iTunes.