Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de Stalin y la Guerra - El Abrazo del Oso

historia guerra union sovietica segunda guerra mundial


Este audio le gusta a: 224 usuarios

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comentarios

Imágen de usuario
T-34/85

Enhorabuena por el programa!! Muy interesante!

Imágen de usuario
Tofolo

Como siempre, un gran programa. Gracias por vuestra labor✊

Imágen de usuario
El Abrazo del Oso

Gracias por todos los comentarios sobre el asunto de las ayudas norteamericanas a la URSS. No era ni mucho menos uno de los asuntos del programa, ya lo tocamos más en concreto en la serie de la Segunda Guerra, pero visto el interés haremos algún contenido extra para profundizar en ello. Solo decir que en El Abrazo del Oso solemos salir al paso de creencias y lugares comunes que creemos que se adaptan más al deseo de imponer un relato que a la realidad, y este es uno de ellos. Parece que la historiografía occidental ha querido marcar con claridad la importancia de esta ayuda, que en todo caso era cobrando por cierto, para que la URSS ganara la guerra, como si su inexistencia hubiera provocado la segura victoria nazi sobre la Unión Soviética. En cualquier caso es mucho más complejo todo ya que lo que pedía Stalin no era tanto esta ayuda, a pesar de que diplomáticamente como es obvio la aceptara de buen grado, sino la apertura de un segundo frente que hubiera hecho innecesaria esta ayuda material y hubiera salvado muchas vidas en el este. Este frente no se abrió hasta 1944. No nos extrañaría que tanto interés en destacar estas ayudas se apoyara en este interés en tapar la inacción occidental ante el avance nazi a pesar de que la URSS llevaba años avisando de la necesidad de hacer frente común contra el fascismo. Os recomendamos leer la correspondencia entre Stalin y Roosevelt en aquellos años porque es muy clarificadora. El propio Roosevelt indica en una nota a su gobierno tras los primeros meses del ataque alemán en suelo soviético que si él fuera ruso estaría realmente enfadado por la inacción norteamericana. En todo caso la ayuda llegó, pero como decimos la mayor parte de ella, ya fuera por retrasos iniciales o por problemas para abrir las vías de comunicación en plena guerra, lo hizo en los dos últimos años de guerra, cuando la URSS ya estaba avanzando hacia Berlín. En todo caso es un debate viciado por lo que comentamos, hay que salir al paso de una posición muy marcada por la historiografía occidental para imponer un relato y tratar simplemente de relativizar el asunto parece ponerte en el lado contrario del ring cuando no es así. En El Abrazo del Oso hemos repetido por activa y por pasiva la importancia vital de estas ayudas aunque lo fueran sobre todo en aspectos logísticos como los camiones de transporte, las botas de invierno para los soldados o las latas de comida, cosa que siempre comentamos que es más vital en una guerra incluso que el movimiento de los tanques. Aún así matizar lo obvio, que el mayor esfuerzo para la guerra lo hizo la sociedad soviética dejándose la vida frente a los nazis, trasladando enormes fábricas al otro lado de los Urales y poniéndolas en marcha en semanas, cavando millones de trincheras y defensas para sus ciudades o jugándose la vida tras las líneas enemigas en la guerrilla, parece ser que es una herejía histórica que genera reacciones exageradas a nuestro modo de ver. Suponemos que relativizar el heroísmo norteamericano salvándonos de la amenaza nazi como en una película de Hollywood, olvidando que Estados Unidos llevaba años dando la espalda a lo que ocurría en Europa por su aislacionismo, es algo difícil de admitir tras años de relatos repetidos hasta la saciedad. Pues bien, es la conclusión a la que nosotros llegamos y lo seguiremos comentando cuando creamos conveniente, por supuesto. Os agradecemos que hagáis lo mismo con respeto como soléis hacer, que es muy enriquecedor. Saludos.

Imágen de usuario
Anónimo

Nikolai I. Rizhkov, el último jefe del gobierno de la Unión Soviética, escribió en 2015 que "se puede afirmar con confianza que [la asistencia de Préstamo y Arrendamiento] no desempeñó un papel decisivo en la Gran Victoria". Tales evaluaciones, sin embargo, son refutadas por importantes figuras soviéticas que jugaron un papel en la guerra. Lo más destacado es que el dictador soviético Josef Stalin brindó por el programa de Préstamo y Arrendamiento en la conferencia de Teherán de noviembre de 1943 con el primer ministro británico Winston Churchill y el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt. "Quiero decirles qué, desde el punto de vista ruso, han hecho el presidente y los Estados Unidos por la victoria en esta guerra", dijo Stalin. "Las cosas más importantes en esta guerra son las máquinas. Estados Unidos es un país de máquinas. Sin las máquinas que recibimos a través de Lend-Lease, habríamos perdido la guerra". Nikita S. Jrushchev ofreció la misma opinión "Si Estados Unidos no nos hubiera ayudado, no habríamos ganado la guerra", escribió en sus memorias. "Uno contra uno contra la Alemania de Hitler, no habríamos resistido su ataque y habríamos perdido la guerra. Nadie habla oficialmente de esto, y Stalin nunca, creo, dejó rastros escritos de su opinión, pero puedo decir que él expresó esta opinión varias veces en conversaciones conmigo". La ley de Préstamo y Arrendamiento se promulgó en marzo de 1941 y autorizó a Estados Unidos a proporcionar armas, provisiones y materias primas a países estratégicamente importantes que luchaban contra Alemania y Japón, principalmente, el Reino Unido, la Unión Soviética y China. En total, los Estados Unidos enviaron $50 mil millones de dólares ($608 mil millones de valor actual) de material bajo el programa, incluidos $11.3 mil millones a la Unión Soviética. Además, gran parte de los $31 mil millones en ayuda enviada al Reino Unido pasó a la Unión Soviética en convoyes a través del Mar de Barents a Murmansk. Estados Unidos proporcionó a la Unión Soviética más de 400,000 jeeps y camiones, 14,000 aviones, 8,000 tractores y vehículos de construcción, y 13,000 tanques de batalla. Sin embargo, el verdadero significado de Lend-Lease para el esfuerzo de guerra soviético fue que cubría los "puntos sensibles" de la producción soviética: gasolina, explosivos, aluminio, metales no ferrosos, comunicaciones por radio, etc., dice el historiador Boris Sokolov. https://www.google.com/amp/s/www.radiotelevisionmarti.com/amp/stalin-sin-el-programa-lend-lease-de-eeuu-la-uni%25C3%25B3n-sovi%25C3%25A9tica-hubiera-perdido-la-guerra/264958.html

Imágen de usuario
Alex Cañizares

Hay mucho trotskistas temeroso De Dios trasnochado, negando la mayor. Encima te dan eso de lo que ya has bebido. Un abrazo, buen podcast y buen programa

Imágen de usuario
TJ79

Enhorabuena por el programa

Imágen de usuario
Anónimo

Sin la ayuda de Estados Unidos Stalin se hubiera comido los mocos. De eso ni mú.

Imágen de usuario
Jorge Chinea

No alcanzo a comprender la razón de los palmeros de Antony Beevor y todos aquellos cuya única alegría en la vida es tratar de reescribir la historia. Por mucho que lo intenten, por más esfuerzos que hagan, el nazismo perdió la guerra, Hitler se voló la cabeza y la bandera roja ondeó en el Reichstag. Felicidades al Abrazo del Oso por el programa. Ustedes son una luz en el mediocre mundo de los Podcasts.

Imágen de usuario
Lazarus

A llorar al history Channel!!! muy bueno el programa. Por cierto, cuando uno sobre el mismísimo Marx?

Imágen de usuario
Vulplex

wikipedia ofrece otra explicación al mote del "Empecinado". Gracias por el podcast.

Imágen de usuario