Voces del Misterio Rne: Conociendo las casas encantadas del mundo

Voces del Misterio Rne: Conociendo las casas encantadas del mundo

Audio no disponible. Inténtalo más tarde.
  • Descargar
  • Compartir
  • Me gusta
  • Más
Preparando para la descarga

Preparando audio para descarga.

Escucha patrocinada. El audio empezará en pocos segundos...

Escucha sin anuncios y sin esperas con iVoox Premium

Pruébalo Gratis

X

Descripción de Voces del Misterio Rne: Conociendo las casas encantadas del mundo

paranormal terror psicofonías desconocido fantasmas


Este audio le gusta a: 11 usuarios

Lee el episodio

Este contenido se genera a partir de la locución del audio por lo que puede contener errores.

Comentarios

Imágen de usuario
Juan José Lebrón Rendón

Es realmente raro el caso de la casa Winchester. Digo raro pero por la razón de que fuese la viuda del Señor Winchester una persona perseguida por los fantasmas. Es como una obsesión la que arremetió contra esta familia. La indicación del difunto marido dirigiéndose a su esposa para la gran confusión, ingeniada en pos de engañar a todos los espíritus que deambulan y vagan por la casa. Una inmensa casa que no ha cesado de ir creciendo en décadas, con puertas que no dan a ninguna parte, infinidad de ventanas y pasillos y escaleras que dan a lugares inaccesibles o que no existen. Se dice que es muy posible perderse alguien sólo entre sus infinitas paredes y no dar con la ansiada salida, al igual que en un laberinto. La idea de que el Señor Winchester se autoinculpase de la multitud de muertes de personas desde que inventase su famosísimo rifle; un arma muy sofisticada y eficiente dentro de su época y con la que se superaba a cualquier otra existente en rapidez de disparos. Está clara la idea del enorme tormento por el que se supone que pasó su creador, y echándose la culpa de tantas y tantas muertes en Norteamérica en la época del antiguo oeste. La viuda, con el dolor de la pérdida de su hija se adentró en temas espiritistas y continuó y continuó con su labor de no parar nunca las obras de ampliación de la casa hasta su triste final.

Imágen de usuario